EL LENGUAJE DE LA VIOLENCIA

“La única solución contra la gente mala y violenta es que la gente buena sea más hábil en el uso de la violencia”

Esta frase la he leído estos días varias veces en las redes sociales con ligeros matices pero en esencia la misma idea. Puede que extrañe o escandalice a algún alma cándida, pero no más que frases como: “una sociedad armada, es una sociedad educada“ de Robert A. Heinlein o la sempiterna: “para que el mal triunfe sólo hace falta que la gente buena no haga nada” de Edmund Burke. En el fondo todas giran en torno a puntos comunes expresados en distintas épocas por autores muy distintos.

Burke y Heinlein llegaron a una conclusión, el mal en todas sus expresiones o formas, es difícil de vencer con buenas palabras e intenciones, sólo se combate el fuego con el fuego. Salvo que te des con un obtuso total, que los hay y últimamente abundan demasiado, la realidad se impone. La violencia ejercida por malas personas para causar mal, beneficio propio y simultáneamente dañar o perjudicar a otros gratuitamente está al orden del día. Podemos dejarnos manipular o influenciar por medios de desinformación, ya que informar verazmente ya pocos lo hace, y creernos que esto es cuestión de posiciones políticas o de cualquier otra cosa, lo cierto es que la violencia está ahí.

Cuando uno pretende luchar contra un depredador, lo cierto, nos cueste más o menos aceptarlo, es que para combatirlo al final hay que ejercer violencia. El ganadero que ve su medio de vida puesto en riesgo por un puma o un grupo de coyotes no dudará en salir en su busca y darles caza. Son ellos o él y su medio de vida, simplemente. Nadie se lo cuestiona, si algún imbécil lo hace será algún extremista protector de la fauna que lleva sus ideas al límite, al fanatismo más absoluto y radical, y de radicalismos estúpidos vamos servidos últimamente. Cuando un lobo mata lo hace para comer, nunca por diversión, de hecho conozco pocos casos en el mundo animal donde se dé muerte por diversión. Tal vez como se comenta en la fábula de la rana y el escorpión, esté en la naturaleza de algunos matar, pero generalmente sólo lo hacen para sobrevivir, defenderse y comer. El ser humano es algo mas retorcido, ha encontrado placer en matar, ya sea en la caza así como a niveles más perversos y enfermizos, en las sicopatías más abyectas.

Cuando formo o imparto clase, busco siempre primeramente llegar al estudiante o alumno a nivel psicológico. De nada sirve un arma, una habilidad corporal, etc.… sino hay una clara capacidad y determinación para usarlas. Sin esa determinación y compromiso con nuestra supervivencia, aun a costa de otros, nada a nivel meramente físico será de utilidad alguna. Podemos leer a diversos autores hablar de experiencias recopiladas de personas armadas, generalmente miembros de los cuerpos y fuerzas de seguridad públicos y privados que no llevan sus armas adecuadamente preparadas para un uso eficiente e inmediato. El motivo subyace en el miedo y los impedimentos éticos y morales que bombardean la mente de estas personas, además de una desidia profesional y una falta de correcta y veraz formación. Miedo a dañar a otros tanto como a autolesionarse o ser dañados en una acción violenta. Si ellos, que tienen la obligación y la necesidad de estar dispuestos a actuar no lo están, imagínate alguien civil, que no tiene una obligación contractual, por contrato o vocación, con el servicio y desempeño de unas funciones concretas de protección a la ciudadanía. Los civiles, nosotros, los que deambulamos por las calles, somos el rebaño a merced de los pumas, con muy pocos pastores o perros ovejeros para cuidar del rebaño y salvaguardad la integridad de tantas y tantas y tantas ovejas.

Para sobrevivir uno debe estudiar al depredador y ser capaz, con el tiempo, de asumir las funciones o personalidad del depredador para nuestra protección o supervivencia. Las asumimos sólo de forma esporádica en su conjunto, pero mantenemos algunas de sus características activas siempre como protocolos y pautas para prevenir, evitar y prever esas tan poco deseadas situaciones violentas. No abrazamos la violencia dañina y gratuita del depredador por gusto sino por necesidad. Nuestra violencia carece de los conceptos de “gratuita”, “innecesaria”, “arbitraria”, etc.… No nos sumergimos en la violencia por interés sino para entenderla, sentirnos cómodos en la medida de lo posible con ella y así poder usarla si fuera estrictamente necesario.

El lenguaje de la violencia es un lenguaje que debemos ser capaces de entender y hablar en unas condiciones mínimas para una “comunicación” con nuestro interlocutor aceptable. Cuando intentamos comunicarnos con alguien que no habla nuestro idioma, cuando nosotros tampoco hablamos el suyo, la comunicación, si hay buena voluntad por ambas partes, es siempre posible. De igual modo al hablar el lenguaje de la violencia, quien lo emplea, si es mala persona, no nos facilitará la comunicación, por el contrario nos la va a dificultar, por ello debemos hablar su lenguaje, para que podamos comunicarnos en igualdad de condiciones. Es posible que alguien piense que es posible dialogar con la violencia con algún tipo de enfoque pacífico, pero todos sabemos que eso no funciona, salvo que quien ejerza la violencia en el fondo sea buena persona, en un mal momento, ofuscado o confundido por el alcohol o las drogas, engañado por emociones como la ira, el odio, los celos, incitado por alguien, etc.… pero si la violencia es ejercida por una mala persona, el diálogo sólo puede existir en su idioma. Aceptamos que la violencia no debería ser nunca el camino, pero que es sin duda a veces es el único camino u opción, mal que nos pese. Es necesario saber comunicarnos en el lenguaje de la violencia, no será nuestra lengua, pero debemos saber utilizarla para poder sobrevivir.

Anuncios

ESCUCHA A TUS COJONES !!!!!!!

Estimado seguidor de mis post,

Aprovecho esta oportunidad para desearles a todos lo mejor para la temporada de vacaciones. Si eres creyente o no, este momento del año es único para la mayoría de los humanos. En Japón, es una gran cosa, aunque no sigan las mismas creencias religiosas.

No sé para ti, pero en 2018, el año del perro de la tierra, se han visto muchos cambios, algunos buenos y otros no demasiado. Pero de eso trata la vida.

Del lado del Budō, el año del perro de la tierra fue sobre Mutō Dori y el control, aprendimos mucho. Finalizará pronto y un nuevo año de estudio con el cerdo de la tierra comenzará en unas pocas semanas. Lo veo como un signo de suerte para mí, ya que yo también soy un cerdo de la tierra. Deseo lo mejor para ti y tu familia. (1)

Ayer fue Navidad. Pensé que podía compartir algunas ideas sobre la palabra “Navidad” vista desde una perspectiva japonesa. También podría ayudarte a allanar tu camino en el Budō para el próximo año.

Dependiendo del kanji, “kurisumasu” significa “Revelar el verdadero ser”. Y “Sumergirse más profundamente en el vacío”.

¿Cómo el sonido “Navidad” que es “ク リ ス マ” ”,“ Kurisumasu” en japonés, puede tener esos dos significados? ¡Fácil!

Para un japonés, “Kurisumasu” también es “Kuri + Sumasu”. (2) (3)

Podemos traducir a “¡Escucha tus “cojones”!” Lo que entiendo como “conoce tu yo interior”. Por lo tanto, un propósito de año nuevo para 2019 podría ser: “Sé más abierto y no sólo confíes en el caparazón que ha construido todos estos años… ”

Cuando lo lees como “Kū + risu + masu”. Se convierte en “la creciente fractura del vacío”. (4) (5) (6)

Como estamos con el Mutō Dori, estudiamos el concepto de “Cero” y seguimos avanzando hacia el centro del centro. Nos recuerda el concepto de Gyokko Ryū de “Kūki no Naka ni no Kūkan”. O “encontrar el vacío en el medio del espacio vacío”. (7)

En su libro (8) (9) Sensei escribe que el Gyokko Ryū es el origen del Budō japonés. Tiene sentido. Así que prepárate y haz de 2019, sea un año de profunda transformación e introspección.

¡En 2019, escucha tus “cojones”! Y vuelve al entrenamiento después de tus vacaciones.

Felices vacaciones a todos!

Por Arnaud Cousergue

https://www.yourchineseastrology.com/zodiac/earth-pig.htm

栗, kuri: castaño japonés (Castanea crenata)

澄 ま す, para borrar; Para dejarlo claro, para ser desordenado. Para mirar despreocupado; fingir indiferencia; lucir recatada; parecer primordial; Escuchar atentamente.

空, kū: shunyata; vacío. La falta de una naturaleza intrínseca inmutable dentro de cualquier fenómeno. (el vacío)

リ ス, risu: fractura

増 す, masu: aumentar; crecer

空 気 の 中 中 に K, Kūki no Naka ni no Kūkan: encuentra el vacío en medio del espacio vacío.

Técnicas de combate sin armas del samurai, Hatsumi Masaaki, Shinden Ediciones.

http://shinden-ediciones.com/es/inicio/23-tecnicas-samurai-de-combate-sin-armas-9788500000000.html

*Nota del traductor: nuts, literalmente suena algo escatológico para estas fechas pero el autor del post mi amigo Arnaud ya me ha picado para que lo traduzca tal cual y como él es el autor……

ENTRENA O PELEA, DECÍDETE !!

Este texto que vas a leer fue publicado por Duncan y traducido por mi Senpai (先輩), el Shidōshi Benjamín Dugnol. Fruto de la casualidad ambos leímos este texto al llegar a nuestras casas tras finalizar la clase de esa noche. En dicha clase había surgido la cuestión de fondo sobre la que gira el presente texto. Creímos que sería interesante su lectura y también un poco de auto critica y reflexión sobre la misma. Espero sea de vuestro interés.

Intentar aplicar una técnica contra una persona que se está resistiendo a la misma es incorrecto. Un Kata no debe de ser confundido con una pelea de verdad. Si se presenta una situación violenta, se supone que tienes recursos para empezar a tratar con ella y si no funciona (lo cual muchas veces sucede, sobre todo si el oponente siente o intuye lo que se le está intentando hacer) tienes que cambiar lo que estás haciendo. Lo que no puede pasar es que estés ahí esforzándote en hacer algo contra alguien que se resiste y que además está viendo que es lo que estás intentando conseguir. Eso es muy estúpido. No estás intentando ganar puntos, o probar tu fuerza o tu habilidad. Estás intentando sobrevivir. Practicar las técnicas, lo que debería de darte es mayor visión de las oportunidades y las opciones cuando surgen en el momento y el contexto apropiado. El Kihon Happō por ejemplo es un grupo de movimientos que enseña unos profundos principios para desestructurar al oponente. No son formas para practicar y luchar con ellas. La gente piensa que sí y se dedican a practicar las formas a gran velocidad y con potencia. Esto es incorrecto, y como resultado, la persona se queda atrapada por la forma incapaz de desarrollar un Budō adaptable y libre. Una pelea es una combinación de golpes y agarres con la posible inclusión de una serie de armas o múltiples oponentes. Desafortunadamente, hay gente que se revela e intenta ser capaz de aplicar técnicas sobre oponentes que se resisten. Se olvidan o no entienden la diferencia entre entrenar y combatir. En el Dōjō ellos mismos intentan resistirse a los movimientos de las demás personas durante el entrenamiento. Cuando hacen esto, actúo como un espejo para que tampoco puedan hacer las cosas conmigo. (risas). Buena suerte intentando hacerme un control de muñeca si yo sé lo que estás intentando. Todos fallarán. Nagato Sensei nos dijo, “si estás entrenando y se resisten, ¡golpéales!” En el Dōjō, no estás combatiendo. Como Nagato Sensei dice, “en Bujinkan tenemos un acuerdo entre Uke y tori.” No combatimos, estamos entrenando. Cuando alguien no lo entiende y es idiota, recibe un golpe. Dejé inconsciente a un tipo una vez porque estaba siendo un idiota. Nagato Sensei lo vio y me preguntó qué había pasado. Se lo dije. Me dijo que había tardado demasiado y que él habría hecho lo mismo después de los primeros 20 segundos. (risas). No lo dudé. La gente dice que se puede escapar de las técnicas, claro que puedes…en el entrenamiento. Sabes, lo he hecho con los Shihan Japoneses y podría hacerlo con cualquiera con el que entrenara. Pero generalmente no lo hago porque así tienen la oportunidad de aprender. La razón de que tengamos esa sensación de “poder escapar” es que no estamos combatiendo sino proporcionando a nuestro compañero la oportunidad de practicar nuevos movimientos. Les damos un ataque y les ayudamos dándoles tiempo para descubrir y practicar variedad de nuevas ideas y principios. Si empiezas resistiéndote a la persona antes de que tenga la oportunidad de practicar, entender y mejorar, por supuesto que fallará. Es como aprender las siete notas y que de pronto te pidan interpretar una pieza musical. Qué poco realista. No seas un capullo entrenando o un día se volverá en tu contra. No es más que cuestión de tiempo. Le preguntaron a Nagato Sensei una vez sobre el tema del “sparring” durante un descanso en el Dōjō. Sonrió y dijo, “ ¡o entrenas o peleas!” El hecho es que hay fanfarrones en la Bujinkan que quizás al final lo pillen… o no. Es problema de ellos. Si no lo hacen, crearán su propio pequeño monólogo y desaparecerán para hacer las cosas a su manera (que por su puesto pensarán que es correcta y todos los demás están equivocados). La historia de este tipo de gente en general es corta en la Bujinkan, y sus comentarios y filosofía a menudo expresan su inmadurez. Es importante discernir quién sigue la senda correcta observando su comportamiento, habilidad, conocimiento y corazón. Si actúan como matones y macarras, se mueven como neandertales y dicen lo que dicen, me parece que la decisión no es difícil.

Por Duncan Stewart

 

“PROBADO EN COMBATE” NO ES GARANTÍA DE NADA.

“…..Por otro lado, me parece muy gracioso que haya tantos practicantes de sistemas modernos de combate sumamente críticos con las artes marciales tradicionales y su énfasis en el linaje. Una típica crítica por su parte es que sólo porque tu difunto “gran maestro” fuera un excelente luchador no significa que tú lo seas. Me hace gracia que los mismos que lanzan ese tipo de críticas luego pretendan utilizar unidades de Operaciones Especiales (OE’s) como una parte de su propio linaje, como si eso mejorara de alguna forma sus habilidades. Pero me estoy desviando del tema…”

Mi hermano Esteban suele siempre remitirme textos interesantes y esta vez no ha sido menos. Un articulo traducido al castellano del original en inglés donde se analizaba la presunta eficacia de los llamados sistemas militares o con origen o base militar. Me gustó el fragmento con que he arrancado este post y también los tres puntos en los que el autor hace hincapié para intentar razonar porqué los sistemas llamados “militares” no son la panacea que nos pretenden vender.

Cuánta razón lleva el autor en su reflexión. Demasiadas veces apartamos a un lado la tradición por considerarla obsoleta, despreciamos el linaje, la herencia, porque son formas de lucha de tiempos pasados, no aplicables hoy en día. Error típico de ignorantes. La tradición y el linaje son nuestra base, nuestra credencial primigenia que avala nuestro trabajo. Sin duda hoy día es anacrónico un sable en nuestras calles, pero los movimientos, tácticas, estrategias y habilidades para ser eficientes con un sable son extrapolables a nuestra realidad cotidiana, sólo los cortos de miras, estrechos de mente, no pueden verlo. Hace bien poco bromeaba sobre el film “Robín Hood” de este año 2018. La escena en “Tierra Santa” con arcos y flechas era un claro homenaje a los films bélicos actuales sobre los conflictos en algunas latitudes donde intervienen las fuerzas especiales. La forma de moverse por las callejuelas, arco y flecha en mano, medio tensados, prestos a ser usados, cubriendo las azoteas, moviéndose en fila de a uno, etc.… todo un recital que podríamos ver en Afganistán o Irak hoy día a los Seal, eso sí, con armas automáticas y demás equipamiento moderno o actual, pero las tácticas, formas de moverse, etc.… en esencia, las mismas. Habrá quien diga que sólo es una película, pero refleja bien la conexión entre ambos mundos, ciertamente en las cruzadas no se moverían así, ya que el guiño es en este caso un homenaje a las películas actuales bélicas, pero si les hubieran formado de esa manera, habrían sido posiblemente tan eficientes en aquellos tiempos con estas tácticas y movimientos como lo son hoy. Las herramientas no son el arma, el arma somos nosotros.

Por otra parte estoy hastiado de ver como se nos venden ciertos sistemas de corte u origen militar como la panacea para nuestra protección. El famoso “probado en combate” por fuerzas especiales de Israel (Yamam, IDF, Mossad, Kidon, etc.…) o USA (Rangers, Seals, Delta, etc.…). Usan esos nombres como tarjeta de presentación, como aval, pero las cosas no son tan simples. Para comenzar esos protocolos, métodos, tácticas y técnicas son parte de la formación de cuerpos en activo, por tanto lo que se nos “vende” es siempre una versión “civil” de los mismos en el mejor de los casos, pues no van a mostrar al “gran público” aquello que están usando en el campo de operaciones y que pudiera suponer una ventaja táctica evidente. Por otro lado todo ello es usado bajo unos parámetros y escenarios concretos donde las reglas de enfrentamiento o confrontación son muy concretas. Estamos hablando de acciones militares, por tanto fuera del rango de competencia de los legisladores civiles de un país. ¿Por qué digo todo esto? Simple, el operador, militar, etc.… aplica lo necesario, sea lo que sea, para cumplir sus objetivos, sus misiones, estando sujeto sólo a la ética y justicia militar. Por tanto si un civil pretende usar los auténticos métodos y tácticas de esos cuerpos se dará de bruces con la realidad jurídica del país, y esa realidad lo pondrá en su sitio, muy posiblemente en prisión. Cuando entrenes para sobrevivir no pienses en las consecuencias legales, porque si lo haces, vacilarás y la vacilación es tu muerte segura. Pero debes ser consciente de dichas consecuencias o condicionamientos jurídicos para, en la medida en que puedas, no moverte excesivamente en “el filo de la navaja”. Lo sé, es complicado, lamentablemente es cierto, es complicado y la falta de empatía de los fiscales y jueces lo hacen aun más complicado.

En España entran en tu casa y no puedes defenderte, debes esperar que, ya dentro de tu domicilio, atenten contra tu integridad o la de los tuyos de forma clara e inequívoca y sólo entonces puedes defenderte ateniéndote siempre a los tres pilares de la legítima defensa (agresión ilegitima y no provocada, respuesta proporcional en forma y medios a la agresión sufrida e inmediatez en las acciones tanto la agresión como la defensa, el llamado “aquí y ahora”), porque si no, vas jodido, aunque maten a tu mujer y te hieran a ti… si uno de esos miserables recibe un rasguño se te juzgará a ti, no a él, así van las cosas.  Entiende que las leyes en España priman la vida aunque eso choque después con las limitaciones para auto proteger la nuestra. Puedes defenderte de una agresión ilegítima pero no del robo o allanamiento en sí mismo, contradictorio, pero es así. Al final deberás búscate un buen abogado que pueda demostrar ante fiscales y jueces tu legitima respuesta. Por todo ello usar esos “métodos probados en combate” es un error de bulto, de los gordos, no estamos bajo jurisdicción militar, sino civil, que no se le olvide a nadie. Un Seal tiene la misión de abatir un objetivo, tu misión es huir y sobrevivir, no abatir a nadie*.

Profundizando en eso pienso que los militares no luchan solos, objetivamente hablando, son unidades, luchan en grupo. Nosotros como civiles no, operamos y sobrevivimos de forma individual. Por tanto esos métodos tan maravillosos que nos quieren vender funcionan en gran medida porque se aplican en grupo, es decir que mientras un individuo elimina una amenaza otros dos le cubren las espaldas evitando que le “interrumpan”. Pero si nosotros tenemos que hacer frente a una agresión y ya asumiendo que nunca, quien nos agrede opera o actúa solo, es muy complicado aplicar tácticas y técnicas que requieren de otros individuos protegiendo nuestra retaguardia o nuestros flancos. Por tanto estos métodos tienen un enorme hándicap que no se nos ha explicado, porque tampoco conviene, sólo conviene vender el producto, llenar las clases y de paso desprestigiar todo lo demás por defecto.

También podemos añadir que los militares no emplean las tácticas y técnicas de lucha como primera opción, para eso están sus herramientas de trabajo. Las armas de fuego cortas y largas son su primera línea de acción y por lo general sólo llegan a las manos, al cuerpo a cuerpo, cuando algo falla. Es decir, cuando se quedan sin munición y no tienen tiempo de recargar el arma o de extraer el arma de apoyo. Cuando tienen un fallo en el arma, una interrupción en el normal funcionamiento de la misma, cuando se les pilla por sorpresa y a corta distancia no pudiendo maniobrar adecuadamente y viéndose obligados a pasar a la lucha con las manos. Como civiles a nosotros eso no nos afecta, no tenemos el problema del fallo en el arma, la falta de munición, etc.… estamos generalmente desarmados o en el mejor de los casos armados con algún elemento de oportunidad o improvisado, es raro que tengamos una herramienta de calidad o eficacia en nuestro poder, dadas las brutales restricciones legales a las que el gobierno nos somete, pero que el agresor de turno se pasa por el forro de las narices, porque caray, para eso es el agresor, si va a delinquir que menos que hacerlo medianamente bien pertrechado.

Puede que el tono de mis comentarios sea cínico e irónico, pero no por ello son temas menores ni menos serios o importantes. Busco resaltar temas evidentes y que por desgracia demasiadas veces se enmascaran, maquillan o simplemente se ignoran. Lo cierto es que los militares de muchos países tienen bajo contrato a grupos de formación privados o civiles para el reciclaje y formación especializada de sus tropas de élite. Ellos son conscientes de lo mucho que pueden aportarles para su eficiencia operativa. En las academias militares libros como “El Arte de la Guerra” o “El Libro de los 5 Anillos” son textos de referencia y de obligada lectura y estudio. De igual modo en el ámbito civil podemos beneficiarnos de algunos de los elementos de trabajo, tácticas y enfoques de estas fuerzas de élite. Pero y retomando el inicio de este post, debemos ser coherentes con nuestros orígenes, nuestras raíces y no renegar de ellas sino crecer a través de ellas, evolucionando según las necesidades de cada momento.

Una última reflexión, creo en el concepto de que algo perdura y sobrevive en el tiempo por su eficiencia ante la adversidad, el auténtico crisol, el tiempo, que pone a cada uno en su lugar, por ello sistemas que poco más de un siglo tienen de vida, a veces menos, no están todavía en condiciones de ser considerados realmente “probados en combate”.

*Añado algunos enlaces a artículos de interés que ilustran este punto con bastante claridad y extensión. Gracias a mi hermano Estaban por su asesoramiento en este punto y sus consejos e indicaciones. Las fotos que ilustran este post son de los cursos impartidos por miembros de Bujinkan bajo el programa “Ethical Warrior” adoptado por el USMC, la tradición se adapta a las necesidades actuales.

https://sevilla.abc.es/sevilla/sevi-pasa-si-matamos-ladron-sorprendemos-casa-robando-201801250712_noticia.html?fbclid=IwAR31I7_Qih3XbRCqBK4184_Gg7SB1tcUGvqRDtOggSwGQkTW3RrAy4VR8VU

https://www.dyrabogados.com/la-legitima-defensa-o-lo-que-algunos-llaman-defensa-propia/?fbclid=IwAR2fBGplSu7zEqZBjrxMFWfw7JT3C7jYaMgNJ73ig7iWRaUlkg2QykQIxNQ

https://elpais.com/economia/2018/03/14/mis_derechos/1521036497_421699.html?fbclid=IwAR3l-KLt7gYhl03zTGGL9vrCj7EPgqcAa2jLSSt_kdNfKzPbZJZI65wQxrk

EXTRACCIÓN Y DESPUÉS….QUE ?

Un tema que a veces pasa desapercibido en aquellos que dicen trabajar con armas blancas es que la agresión no nace o se inicia con ambas partes, agresor y agredido, con el cuchillo o navaja en la mano. El agresor inicia el ataque y por tanto porta la herramienta seleccionada, pero normalmente, si alguien se nos acerca cuchillo en mano, salimos corriendo, por tanto ese cuchillo debe venir disimulado, camuflado, guardado o enfundado presto a ser extraído. Aquí insertaría una pregunta que algunos me hacen: ¿Por qué tantas navajas o cuchillos reales y de entrenamiento en tu equipo, en tu bolsa de entrenamiento, en tu EDC ?. Respuesta:  porque no todos son iguales y cada uno me va a ofrecer ventajas e inconvenientes que he de descubrir, entrenar, superar y utilizar en contra del agresor. El dicho “visto uno, vistos todos” es aquí erróneo y letal.

Voy a matizar un poco este punto. No es lo mismo que alguien te agreda con un Snarl de la marca SOG que con un Dart de la marca FOX. Diseños distintos y con formas de porte, extracción, agarre y uso diferentes. No todo es lo mismo.  No es lo mismo un Pentagon de SOG de un Valkyrie de Böker de un Clever Girl de CRKT. No es lo mismo una Jim Wagner clásica de Böker que una Spyderco Civilian. Por ello estudiar cada diseño nos proporciona información y mayor nivel de seguridad y confianza con estas herramientas.

Siguiendo con el tema que nos ocupa, podemos tomar estos diseños antes citados y pensar como y donde los portaremos y como los extraemos para defendernos de una agresión. Como lo haríamos de forma discreta para no llamar la atención innecesariamente e incluso como facilitaríamos una herramienta a una tercera persona (táctica esta última usada en celadas de todo tipo). No voy a entrar en la legalidad o no de el porte de ciertos diseños, este es un post que no hace apología alguna del uso de las armas blancas sino por el contrario busca informar y concienciar sobre su uso por parte de los “malos” y las opciones que nos quedan a los demás, porque el tipo armado que debería defendernos estadísticamente no estará cuando lo necesitemos, es bien sabido, y aun estándolo no está generalmente bien preparado para protegernos así que usando el concepto repetido en mis clases hasta la saciedad, uno debe ser “su propio guardaespaldas” (hay un famoso libro “El guardaespaldas silencioso” que hace alusión a las armas blancas como herramientas de protección), así como la de sus seres queridos (familia, pareja, hijos, etc.…). Pero esto ya lo he dicho hasta el hastío, si no se ha enterado alguien, yo ya no puedo decirlo más sin resultar cansino.

Debemos saber como actúa el agresor, sentirnos cómodos con sus tácticas y técnicas de ataque, emboscada o celada, engaño o distracción, intimidación o coacción y hacerlas nuestras. De igual modo sus herramientas no nos pueden resultar extrañas, sino familiares, porque muchas veces serán las que tomaremos “prestadas” para sobrevivir a la escena o escenario en la calle. Ya he hablado de temas como tiempos de extracción y zonas o ubicaciones de porte. No me voy a repetir en la medida de lo posible. Si diré que sea cual sea el enfoque el riesgo de que te hieran está ahí, siempre, y como formador me han alcanzado bastantes veces mis alumnos en un entrenamiento, pero para eso están los entrenamientos, para aprender de los errores y no cometerlos en un momento crítico. Debes entrenar para no ser cortado, asumir el corte como una verdad absoluta es entrenar ya mentalizado para el fracaso y eso es letal. Entrena y lucha para evitar ser herido y mentalizado de que tu formación psicológica y física es de la suficiente calidad para hacerte sobrevivir ante el peor escenario, herido incluso, pero no des ya por vendida la piel del oso antes de cazarlo, error patético de muchos llamados formadores en este área. La estadística dice que serás herido el 98% de las ocasiones, pues entrena para superar esa estadística no la aceptes sin más, tómala como referencia y entrena, lucha y sobrevive.

Hay formadores con un look agresivo y una publicidad “molona” y unos eslogan “llamativos” pero que no tienen que vencer los hándicap de salud que yo mismo he de vencer antes de incluso plantearme iniciar un entrenamiento (ser eficiente estando al 100% es mucho más fácil que estando al 50%, por ello siempre he creído que mi trabajo era más fiable porque nace de una posición natural de limitación, no usaré el término inferioridad, que obliga a mi trabajo a ser más eficiente). He visto formadores muy conocidos cuchillo en mano pero no extraer ni una vez en dos o tres horas de clase el cuchillo para ejecutar un ejercicio, poner en práctica una táctica o una técnica. Con las herramientas en la mano todo es más fácil, ponte a sacar la herramienta en un vagón de tren, un autobús, un restaurante, etc.… Todo es más bonito y sencillo con la herramienta en la mano. A esos “grandes formadores” no les he visto portar su IFAK durante los entrenamientos, lo que me indica que no han tenido nunca que solventar una herida real, seria o leve, porque si así fuera el IFAK iría con ellos siempre, incluidas las clases o entrenamientos (si no te acostumbras a portarlo en todo momento llegará un tiempo en que prescindirás de él, te molestará en exceso o simplemente “hoy lo dejaré, no me hará falta”). Un IFAK básico compuesto por torniquete, hemostático para empaquetar herida y venda compresiva israelí que algunos llaman “T” o su versión en “H” americana, no ocupan apenas espacio y salvan vidas, la nuestra la primera. Curioso que formadores con titulación en sistemas israelíes no tengan esta formación o simplemente no tengan una formación en “Control del Sangrado” (45 minutos de formación son suficientes para poder afrontar como tratar una herida hemorrágica en extremidades). Al final la gente posa con el cuchillo o navaja pero no se centran en lo real, sólo posan para la foto publicitaria, aunque digan que lo que hacen es real, sin ese IFAK junto a ellos…. Poco hay de real y de profesional, lo siento…..

Entrena el 60% o más del tiempo con ropa y calzado de calle, con herramientas reales sin modificar, sólo para trabajo en “seco”, utiliza multitud de diseños de entreno para trabajar con compañeros, posiciónate contra la pared, en el suelo tanto boca arriba como boca abajo, sentado, y desde ahí busca extraer tu herramienta y si no puedes busca lograr ganar tiempo, distancia y evitar que te maten, para lograr huir, sustraerle la herramienta al agresor, tener tiempo de extraer de una puñetera vez la tuya o buscarte una herramienta de oportunidad que te dé alguna posibilidad. En el fondo sobrevivir es una cuestión de buscar posibilidades, sumándolas una tras otra, buscando un “saldo positivo”, a cuantas más mejor, para utilizarlas con una mente preparada y capacitada para causar tanto o más daño que el que nos pretendan infligir. Sin una mente formada y dispuesta todo lo demás no vale nada, absolutamente nada. El concepto de “él o yo” del compromiso y determinación son vitales. Recuerda que en el momento decisivo la mayoría dudamos, es algo inherente al ser humano, dudar a la hora de causar daño, sobre todo si es irreparable o letal, tendiendo a terminar ejecutando una versión “edulcorada” o “ética y moralmente” aceptable para nosotros. Es un error, el agresor no tendrá, no se planteará  consideraciones de ese tipo y te hará daño sin que le entren dudas ni remordimientos. Debes recordar que si eres oveja no podrás hacer frente al lobo, simple y llanamente.

Durante este post he pasado de hablar de armas en nuestra mano a herramientas, en esa sutil transición de conceptos reside un lema vital “tú eres el arma, el cuchillo es la herramienta”. Por eso el proceso de extracción del “arma” es el proceso de “extraer” o poner en modo supervivencia el instinto, la intuición y el cerebro, porque esas son nuestras armas realmente, apoyadas por nuestros cuerpos con mayor o menor índice de eficiencia. Si tu formación es la correcta, tu estado mental será Zanshin o amarillo – naranja (escala Cooper) de forma permanente, entonces es cuando podemos empezar a trabajar la extracción de la herramienta que podamos portar o que porten otros. Antes es todo inútil, sólo juegos para “vender” un producto falso y letal….para ti.

UN JARDINERO EN UNA BATALLA

“Un estudiante le preguntó a su Maestro. Usted me enseña a luchar, pero me habla de paz, ¿Cómo se concilian ambas cosas?. El Maestro le respondió: Mejor ser un guerrero en un bello jardín que jardinero en una cruenta batalla”.

Este pequeño cuento, simple pero profundo, lo estaba leyendo en las redes sociales, compartido por mi amigo y compañero Dai Shihan Daniel Hernández, y recordé como no hace mucho alguien me hablaba de cómo Sensei enseña sobre “control” no sobre “lucha”. Estaba en desacuerdo con mi punto de vista respecto a la violencia en nuestras calles y en los objetivos que las artes Bujinkan deben tener. Lo cierto es que la pequeña historia con la que he comenzado este post responde a quienes todavía viven en mundos esotéricos, metafísicos, filosóficos, todos ellos deben despertar. La vida real, material, física, es algo muy distinto de lo que ellos viven o perciben. El control es posible porque uke busca la lucha y sólo se sobrevive a la lucha conociéndola, por eso el nivel de maestría del Sōke es algo que no se puede alcanzar actualmente, está ahí, nos lo muestra para indicarnos o recordarnos hasta donde podemos llegar….algún día, por ahora con los pies en el suelo, lucha y evita que te maten.

Lo cierto es que hay una teoría que dice que el mundo es como un espejo. Imaginemos dicho espejo como un círculo, como el que preside el kamiza, el Kagami o Shinkyo, así se llama. Dividamos en dos el mismo o doblemos simbólicamente por la mitad el mismo, parte contra parte. En una parte está el mundo metafísico o esotérico, el mundo que la ciencia denomina cuántico. En la otra parte está el reflejo que completa el circulo, el mundo físico, Exotérico o como dirían los científicos, material. Personalmente creo que algunas personas viven en una de las mitades del espejo y no son conscientes o no quieren serlo, de la otra mitad, del reflejo. Por otro lado hay personas que si son conscientes de en qué mitad viven y aceptan y entienden el “reflejo” que ven e intentan adaptarse a la realidad que el reflejo del espejo les ofrece, ya que no es otra que “su” realidad, recuerden, es un espejo.

Es por ello que permanentemente o al menos de forma periódica abordo el tema, porque la gente sigue viviendo en los mundos de Yuppi. Sigo viendo como “venden” algo que llaman “defensa personal” y que lamentablemente no salvará la integridad física ni psicológica de quien necesite de su empleo, de su uso. Uno se cansa a veces de ser reiterativo hasta el hastío, pero creo que no intentarlo es rendirse y dejar a su suerte a quien pudiera necesitar de algo “real y tangible” para su supervivencia. Mi política de trabajo, formación y vida es una muy concreta y entiendo que aquellos que están trabajando conmigo comparten un sentimiento similar sobre una serie de cuestiones básicas y vitales. Como en mi caso, se dé bastantes instructores que trabajan en esa línea, una línea ingrata a veces porque “el colectivo” (no uso rebaño ya que alguien podría ser tan lerdo de no entender el motivo del empleo de tal expresión) no quiere ver la realidad, prefiere su “mundo a medida”. Gente que, como en su día dijera Dai Shihan Nagato, no se han llevado una bofetada de verdad en su vida. Eso sí, son valientes “de verbo pero no de acción” retando incluso a otros, creyendo que el “guante” nunca será recogido, que en el fondo están a salvo y van quedar bien ante “su gente” y cuando si es tomado del suelo dicho guante, salen reculando rápidamente, de forma penosa.

Es mi intención en 2019 centrarme más en el Kihon de las enseñanzas de mi Sensei y a la vez mas también en el Jissen. Es trabajar con intensidad los extremos de la cuerda con el fin de tensarla, como se tensa la cuerda de un arco (alumno), con ello ver quien está preparado y quien no, para poder ayudar a quien no lo esté a estarlo, si esa persona quiere, y a quien lo esté a que ayude, arrime el hombro para lograr que sus compañeros alcancen sus objetivos. Iniciamos el año como lo estamos terminando, sentando las bases, comprendiendo las bases, aceptando las bases. No sirve de nada entrenar e intentar comprender sin aceptar, porque sólo quien acepta se predispone para comprender y entrenar de forma óptima.

¡NO MÁS!

¡No más fuerza, no más técnica, sólo control! Así es como puedo resumir las muchas clases en que tuve la oportunidad de  participar aquí en el Honbu. Comencé a estudiar este “control” en marzo, luego otra vez en julio, y ahora, sé lo que está haciendo Sensei. Al mismo tiempo, no puedo hacerlo.

Alcanzar ese “no movimiento” requiere muchos más años de práctica. El control como vimos, es algo natural que tu cuerpo hace cuando está listo. Esto no es algo que decides hacer. Cada vez que quieres hacerlo, estás limitado por movimientos parásitos. Pequeños errores te impiden hacer lo que debes hacer.

En cada clase de Sensei (y de algunos de los Dai Shihan), un concepto sigue regresando. Este es Amo Isshun no Tamamushi. (1) Lo escuché por muchos años, pero es sólo ahora que Amo isshun no tamamushi comienza a tener sentido. Significa “atrapar una abeja en tu mano y no ser picado”.

Cuando encierras a la abeja en tus manos, permanece en la oscuridad pero tiene espacio para moverse. La abeja no entiende lo que está pasando. Al mismo tiempo, no siente ninguna amenaza y, por lo tanto, no te pica.

Esto es control.

Uke está atrapado en un estado algo cómodo. No hay dolor, no hay golpe. Sensei lo controla con uno o dos dedos pero no muestra ninguna intención de terminar con él. Uke está atrapado en su proceso de pensamiento y trata de escapar para encontrar un mejor ángulo de ataque. Esto es pura supervivencia y denota un cambio drástico de actitud del oponente. El “modo de ataque” inicial desaparece cuando Sensei envuelve los ataques de Uke suavemente. Entonces Uke tiene que reconsiderar sus opciones. Es entonces cuando se mueve al modo de supervivencia. Ahora, su primera prioridad es salvaguardar su integridad. Ya no tiene más ganas de destruir a Uke.

La supervivencia es “seizon” (2) y se trata de existir, no de luchar. Sensei sigue diciendo “Tatakai wa Janai”, “no hay lucha”. (3) Es lo que quiere decir cuando dice que tenemos que controlar a Uke como un todo, de la misma manera que lo harías con una abeja en tus manos. Tenemos que envolver a Uke para que sólo intente sobrevivir. Entonces, no hay pelea.

En marzo pasado no entendí bien el “Tatakai wa Janai”. “No hay lucha” no significa que no haya combate. Significa que el atacante no está en posición (cuerpo y mente) para atacar. Como la abeja atrapada en las manos. La disposición para atacar está ahí, pero la posibilidad no se ofrece al oponente. No paramos de pelear, evitamos que Uke ataque. Si no estuviera envuelto por el movimiento de Tori, atacaría. Pero como no hay más fuerza ni más técnica, no hay lucha posible.

Esta es la filosofía exacta del Ninpō de Sensei. Bujinkan no se trata de la guerra, se trata de controlar sin violencia. Porque somos quienes somos, no hay posibilidad de pelea.

Mi amigo, Jack Hoban, estudió con el Dr. Robert Humphrey. El Dr. Humphrey escribió el “credo del guerrero”, y puedes leerlo en su camiseta, cada vez que Jack está cerca.

Aquí está:

“Dondequiera que camino, todos están un poco más seguros porque yo estoy allí. Dondequiera que esté, cualquier persona necesitada tiene un amigo. Cada vez que vuelvo a casa, todos están felices de que yo esté allí “. (4)

Jack ha impartido muchas conferencias sobre este credo. Revisa el enlace de abajo. Te interesará y te ayudará a entender lo que estudiamos en el Honbu. (5)

Como en “Amo isshun no tamamushi”, Hatsumi Sensei enseña a controlar el mundo que nos rodea con paz. Nuestro objetivo es hacer que sea imposible que suceda algo terrible.

¡No más!

Por Arnaud Cousergue

1 中一瞬 の 吉丁虫, Amo isshun no tamamushi: 中 amo: centro, interior, durante.一瞬 isshun: un momento 吉丁虫 tamamushi: escarabajo joya.

2 生存, Seizon: existencia; siendo; supervivencia; existir; vivir; para sobrevivir.

3 戦いじゃない, Tatakai janai: ninguna batalla; No pelear; no lucha, no conflicto.

4  https://www.lifevalues.com/warrior.htm

5 Lectura recomendada: https://www.alvinsoon.com/what-it-means-to-be-a-warrior/