RITMO 0: ENTRE LA PERFORMANCE Y EL EXPERIMENTO SOCIOLÓGICO SOBRE LA VIOLENCIA

A causa de mis múltiples relaciones de pareja relacionadas ellas en torno al mundo del arte (licenciadas y doctoradas en historia del arte, restauradoras, documentalistas, expertas en biblioteconomía e incluso artistas plásticas, estas últimas son para “dar de comer a parte”) he frecuentado el mundo del arte en sus muy diversas formas o puntos de vista, asistiendo a exposiciones, viendo el trabajo de conservación y restauración de obras de arte, la tasación de las mismas para subastas o aseguradoras y también he asistido a un buen numero de performance. La performance es un “espectáculo” de carácter vanguardista en el que se combinan elementos de artes y campos diversos, como la música, la danza, el teatro y las artes plásticas.

Pues bien en 1974 una conocida artista plástica, controvertida como pocas, realizó una de estas performance, que con sinceridad, yo definiría como experimento sociológico y no como arte. Recientemente se ha hecho público este trabajo, del que ya había oído  y leído bastante y me ha recordado ciertos matices y detalles, llegando a la conclusión de que tal vez fuera una buena base para un post en este blog. Voy a narrar de forma resumida la performance y le añadiré los comentarios que en su momento fueron realizados por críticos en arte y la propia artista a cerca de la misma.

La artista, Marina Abramovic, acaba de hacer público uno de sus materiales más controvertidos: Ritmo 0. Ritmo 0 se celebró en 1974 en el pequeño Studio Mora en Nápoles, Italia. Su premisa era muy sencilla, Abramovic se quedaría inmóvil, cual objeto inanimado, durante un lapso de 6 horas. Durante ese tiempo, los asistentes y visitantes podrían interactuar con ella y usar hasta 72 objetos que había en una mesa cercana.

En las mesas, la artista situó el siguiente mensaje:

Instrucciones:
– Hay 72 objetos en la mesa y pueden usarlos en mí según deseen.
– Premisa: Yo soy el objeto. Durante este periodo asumo toda la responsabilidad.
– Duración: 6 horas (20:00 pm – 02:00 am)

Había objetos de placer como plumas, fulares de seda, flores, agua… y otros de destrucción como cuchillas, cadenas o una pistola con balas.

Todo empezó de forma tímida. Alguien se acercó a decorar con flores, unirla con una cuerda a otro objeto, hacer cosquillas…Luego la cambiaron de posición…y usaron cadenas o la rociaron con agua, y al ver que ella contenía las reacciones, la gente aumentó la intensidad.

El crítico de arte Thomas McEvilley, quien asistió al evento recuerda la escalada de violencia que se produjo. “Comenzó mansamente. Alguien le dio la vuelta. Alguien alzó sus brazos en el aire… alguien le tocó íntimamente…”

Pero luego un hombre usó una navaja de afeitar para realizar un corte en su cuello y otro eligió utilizar las espinas de una rosa para arañar su vientre.

 “A las tres horas cortaron sus ropas con una cuchilla de afeitar. A las 4, las mismas cuchillas comenzaron a herir su piel. Varios asaltos sexuales menores se llevaron a cabo, pero ella estaba tan comprometida con la obra que hubiera resistido hasta una violación o su propio asesinato”, explica McEvilley.

De hecho, alguien la colocó apuntando un arma cargada contra su cuello. En las últimas horas, la performance se volvió todavía más espeluznante. “Me sentí violada”, recuerda Abramovic. “Me cortaron la ropa y desnudaron en parte, me pegaron con la rosa de espinas en el estomago y lo de la pistola fue punto y aparte…”

¿El resultado?

Con esta performance Abramovic comprobó como de rápido se intensifica la violencia hacia otras personas cuando las circunstancias son favorables para quienes la ejercen.  Tras las seis horas y una vez concluido el experimento, Abramovic se paseó por la sala, pero los asistentes evitaban mirarle a la cara. La gente se comportaba con cierta normalidad, como si quisieran olvidar su agresión y como disfrutaron haciéndole daño. “Esta obra revela algo terrible sobre la humanidad. Muestra qué tan rápido una persona puede hacerle daño en circunstancias favorables. Muestra lo fácil que es deshumanizar a una persona que no lucha, que no se defiende. Muestra que si se les proporciona el escenario, la mayoría de las personas “normales”, al parecer, pueden llegar a ser verdaderamente violentas“.

Hasta aquí el relato y las impresiones de críticos y de la propia artista. Su reflexión final es sin duda el punto crucial o el punto de inflexión de este post como lo fue de su performance. Continuamente hablamos de que la gente es víctima, la mujer hoy se la presenta como tal en muchos casos, igual que a niños, ancianos etc.… sin embargo todos tenemos un lado oscuro. Ese lado oscuro, violento, sádico, es algo que ocultamos al publico e incluso a los más cercanos pero está ahí. Nos puede ser útil para sobrevivir si somos capaces de, a modo de herramienta, usarlo en el momento preciso o adecuado. Abramovic menciona que todos podemos volvernos violentos, con esa violencia sádica y cruel, que da salida a nuestro lado oscuro si se nos facilita la oportunidad, ella lo define como el escenario, siendo capaces a deshumanizar, humillar y dañar a los demás. Las personas que asistieron a aquella performance no eran malas personas seleccionadas exprofeso para ese momento, eran personas que asistieron motivadas por su interés en el arte y posiblemente en la obra de Abramovic en particular. Habría personas buenas y no tan buenas pero al final todos colaboraron activa o pasivamente en el proceso. Unos de forma activa fueron ejecutores otros de forma pasiva fueron espectadores y consentidores.

La vida es así, nadie ha robado nada pero ante el escenario idóneo muchos lo hacen o lo harían, no hablo de robos de importancia, hablo de un caramelo o un regaliz en una tienda de chucherías o de alguna otra cosa similar. De igual modo todos somos buenas personas hasta que se presenta el momento de poder dar rienda suelta a ese lado oscuro, es la teoría del “hombre invisible”. A la gente se le pregunta: “¿que harías si fueras invisible? La pregunta busca que ante la posibilidad de poder hacer lo que nos plazca sin consecuencias ni remordimientos porque al “ser invisibles” nadie sabría jamás de aquello que podamos hacer, muchos dicen cosas sencillas, con cierto grado de ingenuidad pero cuando se profundiza….sale ese lado oscuro. En la práctica del Budô buscamos descubrir ese lado oscuro, explorarlo y llegar a controlarlo. Eso nos permite luchar de igual a igual con las malas personas, aun cuando nosotros no lo seamos. Nos permite tener la actitud de lobo el tiempo suficiente para enfrentarnos a los lobos, pues nadie pide que abandones tu naturaleza, pero sí que tengas la habilidad de adaptación para sobrevivir, y eso pasa por ser capaces de ser lobos y actuar como lobos, deshumanizarnos para ser tan terribles y peligrosos como los que pretenden agredirnos o dañarnos.

Tenemos que recordar que el agresor no sólo nos ataca sino que lo hace en la mayoría de los casos con la certeza del éxito de su ataque y de la impunidad de su acción. Nadie piensa en fracasar o en salir malparado de una acción así cuando decide emprenderla. Por ello nos enfrentamos a mentes motivadas y determinadas a violar o matar, a causar daño sin motivo o con “sus motivos” por excusa. Sólo se puede sobrevivir a eso siendo capaces de introducirnos en “su mundo” y luchando por nuestra supervivencia desde ese lado oscuro. Porque a fin de cuentas no conozco el lado oscuro de la gente, entreno para “sentirlo” (de eso va en parte el sakikijutsu) pero no lo conozco, igualmente ellos no conocen el mío 😉

Nota: He ilustrado este post con algunas fotos del Marina Abramovic Institute, pues creo que la base de este post, la inspiración o como lo queramos definir nace de esa performance.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s