IAI

Cuando comencé a escribir este post tuve la impresión de que mis opiniones podrían ser mal interpretadas por unos y criticadas por otros. Tal vez con cierto grado de razón pues muy posiblemente estén practicando además de Bujinkan Budô otros sistemas, escuelas o artes vinculadas al tema de este post, el sable y más concretamente el trabajo de iaijutsu. Yo Sólo practico desde hace más de tres décadas Bujinkan Budô así que aquellos que simultanean esta práctica con otro tipo de formación, mis disculpas pues voy a hablar desde mi sentir como alumno y formador del Budô de mi Sensei.

563454_424878060932912_1136166915_n

En mis clases cuando empuño mi Bokken (ya sea de polímero o de madera) o cuando ciño a mi cadera, en mi Kaku Obi mi katana o mi Daisho (Daitô y Shotô) muchos estudiantes recién llegados, sobre todo si pertenecen a cuerpos y fuerzas de seguridad públicas o privadas, ponen mala cara, ya ni contarte la cara de aquellos, fuera del Dôjô, que nos ven, todo un poema sus miradas. Puedo entenderlos, en gran medida, el sable es un arma anacrónica en estos tiempos de chalecos bomba, AK-47, pistolas, cuchillos, navajas, etc… Sin embargo procuro mostrarles desde el primer día de clase que junto al RokushakuBô, el sable es una de las dos armas con mayor capacidad pedagógica que conozco dentro del arsenal que posee la Bujinkan Budô. Las enseñanzas implícitas en los Waza y Kata de los Ryûha que conforman Bujinkan son muchas y muy profundas, dispuestas a distintos niveles o capas de aprendizaje y asimilación. Una cosa que les indico es que olviden sus ideas preconcebidas, fruto generalmente del cine, sobre el uso y manejo del sable, pues aunque muy bonito, muy pocos films son realmente serios a la hora de mostrar el uso de esta arma, necesitándose muchos años para diferenciar los movimientos reales de los “cinematográficos” en un film. Soy un auténtico devorador de films japoneses de Chambara y Jidai Geki (debo tener y haber visto más de 500 fims y series de TV japonesas realizados desde la década de los años 20 hasta la actualidad) sin embargo gracias a todos mis años de entreno, puedo distinguir la calidad y la realidad de la fantasía y la ficción.

A petición de una de esas personas a las que siempre pido su opinión y/o consejo, porque lo valoro y me importa su opinión siempre, voy a exponer muy brevemente algunos ejemplos de momentos “reales” en un film en cuando al uso del sable se trata. A la memoria de vienen dos ejemplos claros de trabajo serio. Uno sin duda las escenas de kenjutsu de la película “Gohatto” de Nagisha Oshima donde se puede ver técnica y estrategia pues durante los combates acontecen situaciones de corte emocional (psicológico) que alteran el resultado de los enfrentamientos. Otro film sin duda “Ame Agaru” (“Después de la lluvia”) donde el uso y no uso del sable son evidentes en las pocas escenas de acción que posee este hermoso y sorprendente film. Incluso films como “El último samurai” tiene algunas escenas dignas de mención, por desgracia una de las mejores fue eliminada pero si disponen  del BluRay o DVD en los extras podrán ver el espléndido trabajo de Bokken que el personaje de Katsumoto realiza https://www.youtube.com/watch?v=agNXrT2mfAo. En la parte opuesta está el trabajo “fantástico” que sin duda podemos ver en films como “Kill Bill” que personalmente es uno de mis film favoritos pero donde los movimientos, algunos muy correctos se mezclan con muchos, la mayoría de movimientos, imposibles o ridículos en un combate por tu vida. Otro ejemplo lamentable es la versión americana de la famosa epopeya japonesa de los 47 Samurai de título “47 Ronin: La leyenda del Samurái” si, esa protagonizada por Keanu Reeves y donde además de la fantasía inherente al guion que destroza vilmente esa honrosa gesta, las escenas de sable son simplemente patéticas en su mayor parte.

13173101_1124797277593064_5458419421106982031_o

El Iaijutsu son las técnicas por las que el sable hasta ese momento en su vaina (Saya) se vuelve realmente operativo. Un sable si no se desenvaina, no es totalmente útil y eficaz. Curiosamente se han desarrollado toda una gama de técnicas y tácticas para usar el sable sin desenfundarlo o sólo extrayendo una parte del mismo pero sin abandonar del todo la Saya. Estas formas eran muy útiles en tiempos antiguos donde se llegaron a imponer normas y leyes que impedían el uso abierto del sable y sin embargo la necesidad de defenderse seguía siendo imperiosa. El Iai es una técnica y táctica por la que se pretende desenvainar el sable y en el mismo acto realizar algún tipo de corte. Se buscaba reaccionar ante ataques en tiempos de paz forzada, eso quiere decir que su mayor popularidad la alcanzó durante el periodo Edo (1603 – 1868) sin embargo los orígenes dicen que están en los siglos XV y XVI y si seguimos con la lógica de las armas, el Iai es una técnica y táctica desde el mismo momento en que alguien se ciñó un sable a la cintura o lo portaba en su mano envainado y necesitó extraerlo para combatir y sobrevivir. Es evidente que en el periodo Edo, sin guerras abiertas, el samurái estaba más “ocioso” y se sabe que fue en ese periodo cuando florecieron la mayor parte de las escuelas de sable y se codificaron las técnicas y tácticas de dichas escuelas o estilos. Lo que hoy conocemos por Iaidô 居合道 conocido por otros como Battōjutsu ‎抜刀術 son los retazos de esas codificaciones nacidas al amparo de la paz impuesta por el régimen Tokugawa. Se trata de series técnicas ritualizadas de gran plasticidad y belleza pero para mí, carentes en muchos, no en todos, los casos del espíritu de lucha propio de las técnicas y tácticas de los antiguos KoRyû. En Japón actualmente existen organizaciones que han unificado criterios y creado un conjunto de Katas que se denominan Seitei Iai (Iai Standard) y que conforman el núcleo técnico del Zen Nihon Kendō Renmei Iaidō que es por así decirlo la escuela oficial de la Federación Japonesa de Kendô. Esas federaciones o grupos tienen competiciones de Iaidô, algo un tanto contradictorio puesto que el fin último del Iai es la supervivencia de quien porta la espada no la victoria en una competición o torneo.

En Bujinkan existe el trabajo de Iaijutsu con el espíritu de supervivencia que corresponde al Budô de los KoRyû que lo componen. Disponemos de un amplio repertorio de métodos, técnicas y tácticas de uso del sable sin ser desenvainado y que se ponen en práctica antes de comenzar el estudio del Iaijutsu propiamente dicho. En Togakure Ryû hay una enseñanza que dice algo así como “no desenvainar el sable innecesariamente para derramar la sangre de inocentes” otro dice algo así como “no desenvainar el sable innecesariamente, cuando lo hagas, hazlo rápida y diligentemente y que no vuelva a su vaina hasta que todo peligro haya sucumbido” (estos dichos pertenecen a un texto de la revista Hiden Budô escrito por el Sensei y que hablaba justamente del trabajo de Iaijutsu).

En la vida actual una pistola no es útil en su funda, lo mismo que un cuchillo o que una navaja en el bolsillo. Para que estas armas estén plenamente operativas hay que extraerlas y tomarlas en nuestras manos. Ocurre lo mismo con un sable desde la antigüedad, la conexión es evidente. Desenfundar un arma de fuego y disparar, al menos encarar la amenaza es en esencia lo mismo que desenvainar el sable y cortar o clavar o en todo caso encarar al adversario con nuestro sable, una acción de protección contundente. Esto es Iai en la vida moderna, nace del Iai de los tiempos pretéritos y se nutre de esas experiencias acumuladas por siglos y siglos de supervivencia. De ahí la importancia de entrenar la tradición y tener a la vez la capacidad de no ser inmovilista convirtiéndose en alguien que se vuelva acérrimo de una práctica dentro de la más pura ortodoxia. Algo que tengo claro es la gran diferencia entre lo que nosotros hacemos en Bujinkan y lo que se practica o entrena en otros sistemas o escuelas. Debemos entender que unos practican una tradición y que otros practicamos una tradición pero…damos un paso más allá y conservando nuestra herencia somos capaces de trascender y evolucionar dentro de los tiempos que nos toca vivir.

Recordar por último que el Iaijutsu es junto al Kenjutsu, la esgrima o el uso del sable propiamente dicho, junto a los métodos y tácticas secretas desarrolladas con sables de distinto diseño, tamaño, punto de equilibrio, etc… así como el uso del Daisho, el Shotô o Kodachi, según las escuelas o Ryû, lo que conforma lo que conocemos como BikenJutsu.

Anuncios

Un pensamiento en “IAI

  1. Buen artículo, y bien diferenciado el punto de vista que comentas, frente a otras artes.
    Quizás deberíamos revisar los lemas que se inscribían en muchas de las espadas españolas en época de caballería, que tienen clara relación con el espíritu del Budo, y decían algo así como “No me saques sin razón, ni me envaines sin honor”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s