ABRIR O CERRAR

Este fin de semana surgió cierta polémica en torno a cómo abordar la formación en al área de las armas blancas. Se sabe que es un tema controvertido y con posiciones diametralmente opuestas. Antes de nada quiero dejar constancia que no creo que exista una metodología infalible para este tema, todas ofrecen la “solución” pero evidentemente es sólo “su solución” que puede muchas veces servir o dar opciones a quien la emplea, pero jamás garantizar la eficacia al 100%.  Dicho esto hay ciertas verdades que son incontestables, una de ellas es bien sencilla. Ante una agresión con arma blanca hay dos opciones básicas, abrir la distancia, es decir, alejarse del arma (huir) o por el contrario cerrar la distancia, acercarse al arma (luchar). Estas dos opciones son en resumidas cuentas la respuesta que el cerebro reptil, la amígdala, nos ofrece en el momento en que el instinto detecta o percibe la agresión.

Ninja Defense_pbCvr.indd

Yo suelo denominar a estas dos alternativas como acción defensiva y acción ofensiva (ninja defensivo y ninja ofensivo). En un reciente libro Stephen K. Hayes, si ese señor que entrenó con el Sôke en los años 80, comenta detalladamente la opción defensiva. En realidad ya en 1981 o 1982 leí un texto de Hayes que aun hoy tengo presente donde hablaba de la naturaleza humana y sus singularidades a la hora de la formación o entrenamiento. Aquel texto decía que es muy difícil enseñar a pelear a una persona cobarde o miedosa, su naturaleza está ahí y si pretendemos cambiarla de una manera forzada, no conseguiremos nada positivo. Es mejor enseñar a quien es cobarde a pelear de forma defensiva, sin exigirle acciones que necesiten de aptitudes de las que dicha persona carece en su naturaleza. De igual modo alguien violento, irascible con una naturaleza agresiva es muy difícil enseñarle cautela y mesura en sus acciones, así que es mejor enseñarle a pelear de forma ofensiva. El siguiente paso es enseñarles a ambos individuos a luchar defensivamente ofensivo y ofensivamente defensivo. Puede que este trabalenguas resulte confuso pero tiene mucha lógica. Quien pelea de forma defensiva lo hace en base a su instinto primario, alejarse del peligro, por lo tanto conservando ese instinto primigenio, podemos enseñarle a ser contundente en su defensa, ser ofensivo mientras se defiende. Igualmente pasa con el otro individuo de este ejemplo. En su naturaleza está avanzar hacia el peligro, hacia el agresor, por ello lo que le podemos enseñar es a ser sutilmente defensivo mientras ataca.  Todo ello como comentaba Hayes es más fácil decirlo que hacerlo, que llevarlo a la práctica de la formación y luego a la calle, pero con los años y han pasado tres décadas largas desde que leí ese texto, he descubierto que se puede hacer.

Retomando el tema de entrar y salir en la distancia ante una agresión con arma blanca, yo suelo poner ejemplos visuales de ello a mis alumnos sobre todo a aquellos que tienen grado kyu y por tanto están en la fase de Saru no Keiko (entrenar por imitación o copia) pues necesitan mucho más el estímulo y guía visual. Cuando hablo de alguien que se enfrenta a la agresión de forma ofensiva, me gusta usar como exponente a Dean Rostohar. Dean es un formador muy bueno pero es aún mejor como guerrero, es formidable. Su trabajo es netamente ofensivo, busca eliminar la amenaza y para ello va siempre hacia adelante, siempre atacando al atacante, citando sus palabras. En el lado defensivo, por así decirlo me gusta colocar a otro formador excepcional, con un pasado militar también, Brin Morgan. Brin tiende a ser en su trabajo de pies sobre todo, pero en general en su Taijutsu mucho más defensivo. Ambos son como son y “su” trabajo funciona, o mejor dicho “les” funciona a ellos. Lo importante de cualquier trabajo, forma, método, etc…. es poder sacar lo positivo y negativo del mismo y llevarlo a tu propio trabajo, como suelo decir “metabolizar” eso que nos ofrecen todos aquellos que enseñan.

Pues bien esos dos formadores pueden ser ofensivo uno, defensivo otro, pero al entrenar con ellos, al ser su uke pude apreciar que el ofensivo, lo es defensivamente, y por el contrario el defensivo es potentemente ofensivo. Mi cuerpo ha sido y todavía es por desgracia muestra innegable de la capacidad ofensiva de Brin dentro de su trabajo defensivo (tuve suerte con Dean y no me dejó un “regalo” permanente 😉 Citando nuevamente las palabras de Dean “una mano es el escudo, la otra es el arma” curiosas palabras de alguien netamente ofensivo, escudo (defensa) arma (ataque) mira que lo de ofensivamente defensivo va a ser cierto……

Bien todo lo anteriormente expuesto sólo es una forma visual de mostrar que entremos y cerremos o salgamos y abramos la distancia, se puede mantener un equilibro entre lo defensivo y lo ofensivo. Es cierto que nuestra atención se centra en el arma y luego en el individuo. Es cierto que deberíamos centrarnos en el individuo porque controlado este, controlada el arma. Pero la realidad de la naturaleza humana es que si nos apuntan con un arma recordamos el arma no al individuo. Por ello lo ideal sería ante un riesgo inminente a nuestra vida, eliminar la amenaza pero claro tenemos otro factor que yo menciono en mis clases en el área del post conflicto junto a las consecuencias éticas y morales, que son las consecuencias legales o judiciales. Por ello optar por una formación completa que ofrezca un abanico de opciones o alternativas de respuesta es para mí, lo esencial, luego cada persona en cada situación libremente y siguiendo su criterio y bajo su responsabilidad actuará de una forma u otra.

Anuncios

2 pensamientos en “ABRIR O CERRAR

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s