CUCHILLO ÉTNICO

Es normal oír o leer algo así como que “un corte es un corte y una puñalada es una puñalada venga de quien venga”. Es cierto, en esencia un corte es lo que es pero también es cierto que la forma en que se ejecuta, la técnica y táctica para ejecutarlo es importante de cara a la posibilidad de defenderse o sobrevivir al mismo. Lo cierto es que no todo el mundo corta igual con un arma blanca. No sólo por el diseño del cuchillo o navaja sino por la formación recibida en su manejo y utilización. También afecta el entorno donde el agresor se ha formado y donde suele emplear su arma. Todo ese conjunto de variables y de información en definitiva es lo que denomino cuchillo étnico.

1-Knife-fighting-screenshots.57-AM

Cada rincón del planeta tiene sus propios diseños en armas blancas, dichos diseños están directamente relacionados con el estilo de vida de la zona donde se han creado y con las condiciones sociales e históricas de dicha zona. Así mismo la forma de usar dichas armas está directamente relacionada con esa historia local y es muy distinta de una parte a otra del globo. No quiero centrarme en hablar de distintos diseños de armas blancas según el origen geográfico de las mismas sino más bien centrarme en los elementos sociales que influyen en su uso y manejo en la mayoría de las ocasiones. No solamente esas distinciones son evidentes y palpables en distintas partes del mundo sino que como hablaba antes, el efecto del entorno en el diseño y uso de las armas blancas no sólo es cuestión de países sino también de los  distintos ambientes sociales dentro de un mismo país.

Un ejemplo claro de esto último lo tenemos en el micro cosmos que son las cárceles y penitenciarías. En ellas como es evidente la tenencia de armas está totalmente prohibida pero ya se sabe que cualquier prohibición agudiza el ingenio y más en un entorno hostil como lo es una prisión. La fabricación de “pinchos” y otros objetos corto-punzantes es todo un arte en sí mismo dentro de los muros de una prisión. Son varias las penitenciarías que disponen de museos con toda una recopilación del ingenio de los reclusos a la hora de fabricarse armas para auto protección o agresión. No quiero disertar sobre esos diseños y tampoco convertir este texto en una guía sobre dicho tema, ya hay algunos libros muy impactantes sobre el tema que pueden ilustrar de forma contundente todo lo comentado. Dos de esos libros son: Put ‘Em Down, Take ‘Em Out!: Knife Fighting Techniques From Folsom Prison, un clásico de poco más de 60 páginas, antiguo pero para nada desfasado en el tiempo. El otro es: Prison’s Bloody Iron: Deadly Knife Fighting Tactics Revealed. Ambos son libros editados entre los años 70 / 80 y merece la pena disponer de ellos para consultarlos si eres formador en técnicas y tácticas de supervivencia contra agresiones con cuchillo.

Cualquier ambiente puede gestar su propio lenguaje con las armas blancas, cualquier zona del globo puede albergar diseños y estilos de lucha tan dispares como por ejemplo en el sureste asiático. Posiblemente sea una de las zonas donde se dé una de las mayores concentraciones de diseños, formas y métodos de uso de armas blancas más variado. Diseños como el Kriss, el Karambit o la Balisong son algunos ejemplos de ello. Pero si nos desplazamos a la India podemos ver algunos diseños como el Katar que hoy día han propulsado el diseño de los conocidos Push Dagger. Nepal y los Gurka con su famoso Kukri no se quedan atrás y ya ni hablamos de la tradición japonesa, china, coreana y vietnamita. El uso del Tomahawk heredado de los nativos norteamericanos, y adoptado hoy día por las fuerzas especiales o el cuchillo Apache, son otros ejemplos de armas blancas en relación a grupos y zonas geográficas concretas.

El uso de armas blancas está restringido y en la mayoría de los casos prohibido en muchos países. La legislación en algunos de ellos es muy estricta y las consecuencias de portar y ya no digo de usar un arma blanca pueden ser enormes y muy desagradables. Sin embargo la necesidad de sentirnos protegidos es a veces más poderosa que la razón o la lógica de la legalidad vigente. En parte porque cuando necesitemos ayuda o protección ante una agresión por simple estadística sabemos que rara vez tendremos el auxilio de un agente de la ley, ni tan siquiera de otra persona que no sea uno mismo. Los delincuentes saben de todo esto y saben además que puestos a delinquir, el portar o emplear un arma blanca no les va a suponer una gran diferencia y si una gran ventaja que el ciudadano de a pie, de buenos sentimientos va a sufrir.

La forma en que determinados grupos sociales usan las armas blancas es también como mínimo curioso y digno de estudio y a tener en cuenta. La “puñalada al paso”, “El toque gitano”,  “la rebanada colombiana”, “el Snuffing” latino muy frecuente en EE.UU. son algunos ejemplos de acciones realizadas con armas blancas y propias de determinados grupos sociales. Es bueno estar informado de cómo se perpetran hoy día las agresiones, para ello un buen recurso es leer la prensa diaria y analizar las noticias referentes a delitos violentos de orden local. Estos datos extraídos de los diarios nos pueden orientar sobre que ocurre en nuestras calles, en nuestro barrio, no en otra ciudad o en otro país. La realidad que nos interesa es la que podemos sufrir en nuestro entorno, no la que ocurre a muchos kilómetros de nuestro hogar. Si tienes posibilidad de hablar con agentes del orden que te relaten situaciones de su día a día podrás tener una imagen más clara de lo que realmente ocurre en las calles de tu barrio o ciudad y preparar un entrenamiento centrado en esas específicas necesidades y no en otras basadas en situaciones y estadísticas muy lejanas.

Este texto es una pequeña reflexión sobre el concepto de formación para la supervivencia ante agresiones con arma blanca en escenarios cotidianos. Muchos dicen formar en ese sentido en sus clases pero se basan en formas y métodos de ataque o agresión codificados carentes de lógica real dentro de un escenario urbano. He hablado de cuchillo étnico por resumir el contenido de este texto pero sobretodo he pretendido dejar patente que la formación real pasa por romper con tradicionalismos e inmovilismos formativos y adaptar el entrenamiento a la realidad que nos está tocando vivir.

 

Anuncios

Un pensamiento en “CUCHILLO ÉTNICO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s