GESTIONANDO EMOCIONES

Hay una máxima que repito constantemente en mis clases:

“si el nivel de compromiso y determinación de quien intenta dañarte (herirte, violarte o matarte) en mayor que tu nivel de compromiso y determinación por sobrevivir, estas acabado. Sólo si ese nivel de compromiso y determinación es mayor podrás sobrevivir a la agresión, sólo así”

Esto es una realidad incontestable. Igual da tu nivel de habilidad técnica, tus capacidades físicas, tu fuerza, potencia, velocidad, etc… así como igual dará lo bien pertrechado que estés, sin el compromiso y determinación adecuados, estás muerto. Esto puede sonar duro y algunos dirán que es una apreciación errónea. Supongo que esos comentarios pueden venir de aquellos que jamás han estado o sufrido un conflicto real o aquellos a los que esta premisa les estropee el negocio de seminarios “mágicos” para convertirse en el guerrero definitivo. Cuando te planteas esta premisa de “compromiso y determinación” como piedra angular de tu supervivencia te das cuenta que todo puede ser útil o válido para tal objetivo, todo arte, sistema, método, etc…lo que a todos los invalida parcialmente, de una u otra forma, es la falta de una formación real y seria a este nivel de compromiso y determinación. Hay que entrenar el miedo y el estrés, elementos vitales en un conflicto real y que predisponen a las partes en contienda de forma muy evidente. El miedo es un factor esencial del que no todos hablan, muchos menos lo tienen en cuenta al desarrollar sus clases o sus entrenamientos y muchos menos los utilizan como herramienta adecuadamente. Lo mismo se podría decir del estrés, algo que nos parece ya como natural porque lo oímos permanentemente en boca de todo el mundo. Todos sufrimos estrés, ya sea laboral, académico, familiar, emocional, etc… el estrés es muy poderoso como herramienta si se sabe gestionar. Hay que tener en cuenta que ambos, miedo y estrés, son respuestas del cerebro, reacciones químicas y que como todo proceso químico puede modificarse o alterarse. La psiquiatría moderna dispone de fármacos para tratar el estrés, la ansiedad, la depresión, estados mentales todos ellos que tienen una química cerebral concreta. A través del entrenamiento, de la formación adecuada también se pude alterar esa química, convirtiendo el hándicap en herramienta y por último en ventaja para nuestra supervivencia.

1-Knife-fighting-screenshots.57-AM

 Pongo el ejemplo de un muy buen amigo que sufre estrés de una manera digámoslo así “anómala” sin que aparentemente existan factores externos que la provoquen. Ese estrés genera ansiedad y la misma provoca una serie de cambio físicos abruptos entre los que destaca la subida del ritmo cardiaco entrando en una hipertensión por un sobreesfuerzo del corazón sin mediar un motivo tangible. Al llegar a ese punto los mareos, la perdida de sensibilidad en rostro, extremidades etc. es evidente y sólo hace que provocar más estrés, ansiedad en un círculo que se retro alimenta hasta que la persona ya no puede más. Pues bien cuando esta persona está entrenando a un nivel de intensidad no sólo físico sino sobretodo psicológico o emocional intenso su cuerpo no sufre estrés ni ansiedad ni mareos, ni problemas de corazón, en una palabra, operando bajo presión se siente perfectamente. Cuando lo medito me doy cuenta que trato con una patología que sólo puede darse en un guerrero de verdad, alguien que está física y sobretodo mentalmente preparado para luchar o morir y que cuando entra en un periodo de “inactividad guerrera” su química, su cerebro, su cuerpo se rebelan contra ese estado. Por ello enfoca su trabajo como una batalla, cada situación como un reto y no como un problema, de esa forma busca el equilibrio.

Lo que estoy hablando no es nada nuevo si analizamos el síndrome de Estrés post traumático” en militares que retornan del frente y que comenzó a estudiarse a fondo después de la guerra de Vietnam. No quiere decir que antes este síndrome, que esta patología no estuviera presente o no existiera sino que no se habían centrado en estudiarla, pero Vietnam fue un conflicto muy peculiar que provocó que esta patología destacase de forma muy evidente. Todo lo que estoy comentando es sólo pequeñas pinceladas sobre el tema, si realmente estas interesado en todo ello te recomiendo una lectura obligada en estos casos, el libro del Teniente Coronel Dave Grossman “Sobre El Combate”, después de leerlo cambiaran muchas de tus premisas y puntos de vista con respecto al combate (hay otros excelentes libros sobre el tema pero este es de reciente publicación en español y por lo tanto más fácil de localizar).

aa con mensaje

Por todo ello creo firmemente que nuestra formación y entrenamiento si quiere poder definirse o llamarse “real” debe ser heterodoxo y buscar llevar al estudiante hasta sus “limites” aquellos que él mismo se ha fijado o le han pre fijado y romper con ellos y descubrir sus auténticos límites. Se debe trabajar el lado psicológico y emocional. Las emociones como el miedo, ansiedad, pánico, estrés, etc… son fundamentales para sobrevivir a una situación potencialmente peligrosa o letal. Pero también son una herramienta excelente y desaprovechada generalmente para maximizar y optimizar el potencial del estudiante y de sus conocimientos técnicos y tácticos. Demasiada gente se preocupa de si una técnica funciona o no, igual va a dar si funciona o no, porque realmente si no controlamos el lado mental, psicológico o emocional de una agresión esa técnica de nada va a servir. Dominando ese campo cualquier técnica puede servir, cualquier táctica tendrá utilidad, es algo que no se quiere ver porque quienes forman, enseñan no saben trabajar a ese nivel, no les formaron en su día a ese nivel ni se están formando hoy día a ese nivel, así que les es más fácil ignorar o lo que es peor despreciar o vilipendiar ese enfoque no vaya a ser que se les acabe el chollo de los seminarios o clases. El amor es una gran fuerza pero no detiene un cuchillo empuñado por alguien comprometido a acabar con nosotros y con la determinación total de hacerlo. Para sobrevivir a eso hay que tener un compromiso y determinación superior al de quien intenta matarnos, sino, estas acabado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s