ME PERDÍ LA CLASE DE ESTA NOCHE

Es Viernes 13:00 y estoy de vuelta en Europa. La clase del viernes de Hatsumi Sensei en el Honbu acaba de terminar. Cada vez que vuelvo a Europa, tengo una extraña sensación. Desearía estar aún allí y entrenar con él en el Honbu. Cada vez que vuelvo trato de averiguar qué es lo que me estoy perdiendo de sus entrenamientos cuando no estoy allí.

wpid-wp-1417855500521

El Budô de Sensei no es algo que se pueda aprender en un libro, sólo puede aprenderse estando allí físicamente. En los últimos 25 años he viajado muchas veces a Japón para entrenar con el Sôke, y estoy feliz por eso. Pero aun así, me he perdido todas las clases que ha enseñado cuando yo no estoy allí.

Si hago unas matemáticas básicas, asisto a sólo el 7% de las clases que ha dado en ese período. Y a veces me pregunto ¿qué habría podido aprender si hubiera estado asistiendo a ese 93% al que no he tenido acceso? Mucho supongo.

El camino del Budô es algo sin final, sin una meta y una vida no basta para aprender todo lo hay para aprender. Así que el 7% está muy lejos de ser suficiente. Esta es la razón por la cual el entrenamiento personal es tan importante. Con los años me di cuenta de que la “magia” de Japón no dura más de dos semanas, pero si entreno las cosas y los sentimientos que me dieron mientras estaba en el Honbu, entonces esa “magia” puede mantenerse con vida un poco más.

Pero desde que entramos en la esencia de las cosas, las cosas se han vuelto más complejas. En los últimos temas del año, no hay nada mecánico para reproducirse. Las cosas eran mucho más simples cuando los temas se centraban en escuelas o armas.

Desde que nos mudamos a la más alta expresión del Juppô Sesshō, no hay técnicas para entrenar, sólo sentimientos. Y estar lejos de la fuente, dificulta mejorar nuestro Taijutsu, es cada vez más difícil, cada año cuesta más.

Cuando miro hacia atrás en este último viaje a Japón, me cuesta, veo difícil averiguar en qué dirección me tengo que mover, hacia donde dirigir mi entrenamiento. Los movimientos de Sensei son inexistentes. No hay nada porque él no está haciendo nada, pero esto no es todo. Su Taijutsu ha llegado a un nivel tan alto que imitar lo que hace o en este caso lo que no hace, se vuelve casi imposible.

Sí, es triste saber que me perdí la clase esta noche.

Por Arnaud Cousergue

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s