SHUGYO

” La sustancia más blanda del mundo atraviesa la más dura. Lo que no tiene forma penetra lo que no permite la entrada. A causa de esta verdad conozco la virtud de no iniciar la acción. Enseñar sin palabras. Y el beneficio de no ser quien inicia la acción no tiene comparación en el universo ” – Lao Tse.

Experimentar dificultades durante tu shugyo es inevitable. Resistir circunstancias físicas es parte del estudio del Budô. Simplemente esperamos que no sean tan debilitantes que detengan por completo nuestro entrenamiento. El sufrimiento y los sentimientos por los que pasamos en nuestra introspección personal son lo más importante para nuestra auténtico crecimiento como personas. Cómo tratamos con estos ”demonios interiores” (que todos tenemos) es crucial para nuestro desarrollo como bugeisha y nuestros roles como padres, maridos, hijos, hijas, etc.

Gyokko Ichimonji

Intentar ayudar a los demás es mportante. De hecho, ayudar a otros nos ayuda a olvidarnos de nosotros mismos. Sin embargo, no podemos ocultarnos de nosotros mismos mucho tiempo. Si focalizamos en exceso en los demás, nos desarrollaremos de una manera desequilibrada. Mi profesor de Shiatsu me dijo una vez que muchos terapeutas de Shiatsu terminaban con problemas de corazón porque “daban en exceso” y no recibían “nada a cambio”. La vida es ”dar y recibir“. Pienso que Sôke ha dicho esto también. No estoy hablando de recompensas por buenos actos, si no el natural conocimiento de la necesidad de sobrevivir y crecer a través de una conexión mutua “corazón con corazón”.

Shugyo (修行) se podría definir como “conducirse de una manera que lleva a la maestría”. Miesntras el significado del kanji que se usa en “shu” se tradujo originalmente como ‘usar un cepillo para apartar el polvo que que oscurece la elegancia original de la persona’, los kanji combinados de “shu” y “gyo” (llevar a cabo, completar caminando) se traduce ahora generalmente por “entrenamiento severo y austero”. El kanji que se escribe en esta versión de “shugyo” se asocia sobre todo con el ascetismo budista, y principalmente, con los “shugenja” (修験者, monjes ascetas de la montaña).

Gyokko Hicho

Además de al budismo ascético, el acto de shugyo se puede aplicar a cualquier quehacer serio o “michi” (senda). Por ejemplo, el término “musha shugyo” (武者 修行, exponente de las [artes] marciles que se conduce de tal manera que llega a la maestría) se refiere a un viaje de “caballero errante”, una práctica de viajar para poder entrenar y poner a prueba su habiidad marcial que practicaban muchos budoka serios del Japón pre-Meiji (y en menor grado post-Meiji). El kanji que se usa en el término “shushi” (修士, maestro) también combina el mismo símbolo shu con el símbolo de “hombre” (que se lee alternativamente “samurai”). La implicación de esta combinación de kanji es que quizás sólo la persona que sigue el entrenamiento austero puede obtener el nivel de “maestro”.

Hay un término relacionado que vale la pena mencionar, “kugyo” (苦行), que se traduce literalmente por “perseverar mientras se sufre”, y se entiende a los efectos funcionales como referido a asceticismo, ordalía, o mortificación.

En siglos pasados, shugyo eran períodos de tiempo donde el practicante (normalente ciertos tipos de monjes o guerreros) se sometían a condiciones extremas – mental, espiritual and fisicamente, para poder llegar a ciertas experiencias aumentadas o iluminadoras. Esto se veía como un proceso importante en el desarrollo que, entre otras cosas, enseñaba cuales eran las auténticas limitaciones; o más apropiadamente, la falta de las mismas.

Gyokko Jumonji

Todos caemos presa de nuestro ego y nuestras debilidades. Según mi manera de ver, lo que debemos hacer es aceptarlas. Aceptándolas, podemos aprender a no prestarles atención. Lo que quiero decir con esto es no darles el poder de que nos afecten o nos superen. Pero primero, necesitamos la confianza para desarrollar nuestro verdadero yo con sinceridad. Yo personalmente soy muy malo en esto, pero constantemente intento permanecer en una senda que sea positiva y productiva tanto para mí como para mi familia, de todas formas.

Decidir estudiar las artes marciales para mí es un camino difícil. Un camino poco concurrido. Sólo aquellos con auténtico corazón guerrero llevarán el entrenamiento hasta el auténtico final. O como el Sôke dice, ”sólo los suficientemente locos.”

Gambatte Kudasai

Por Duncan Stewart

Traducido por Benjamín Dugnol, Bujinkan Asturias

Anuncios

Un pensamiento en “SHUGYO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s