O.O.D.A VERSIÓN BUJINKAN

Hace un tiempo, leyendo un libro sobre táctica policial y militar, encontré un trabajo que me llamó la atención poderosamente. Se trataba de uno de los descubrimientos o postulados que hizo el Coronel John Boyd, el cual, en el mundo de tiro táctico, es muy comentado y aplicado. Es su famosa O.O.D.A Loop Model. Define O.O.D.A como: “la clave de la victoria es ser capaz de crear situaciones en las que las decisiones sean las más apropiadas, y esas decisiones sean tomadas con mayor velocidad que las de nuestros oponentes”. Las siglas O.O.D.A. corresponden a: Observar, Orientar, Decidir, Actuar. No quiero dedicar este post a explicar en detalle este modelo de pensamiento, pero estoy seguro que aquellos que estén interesados encontrarán en la red multitud de textos y referencias muy útiles sobre el tema.

Lo que me resultaba curioso de todo ello, es que parece ser que ese modelo de pensamiento era una relativamente nueva forma de actuar o procesar la información en una situación táctica o de riesgo. Sin embargo, yo llevo 31 años empeñado en enseñar a mis estudiantes una metodología o patrón muy similar, basado en las enseñanzas que he recibido de mi Sensei y de las escuelas que componen Bujinkan. Creo firmemente que desde la respuesta iniciática o instintiva, pasando por la respuesta intuitiva, hasta llegar a la respuesta cortical o reflexiva, todas esas respuestas están basadas en un ciclo similar al descrito por Boyd, y que simplemente varía en su velocidad de ejecución en cada una de las distintas respuestas. La respuesta instintiva derivada del cerebro reptiliano se procesa en milisegundos, la respuesta intuitiva – emocional producida en el sistema límbico se procesa en centésimas a décimas de segundo, y por último la respuesta reflexiva o cortical se procesa en décimas de segundo o en el rango de segundos. Todos estos tiempos son estimativos, y pueden variar en una situación de estrés límite como es una agresión o atentado contra nuestra integridad física y/o psicológica, pero son muy aproximados según todos los estudios. En todas esas respuestas el ciclo O.O.D.A. se produce, a distinta velocidad, pero se produce. Boyd defiende un único proceso para toda la acción, mientras que yo opino que hay un proceso para cada respuesta.

oodaPartiendo del hecho de que el concepto que Boyd denomina Observación yo lo relaciono con la toma de información, es indudable que incluso en el nivel de respuesta automática de “pelea o huye”, característica del cerebro reptiliano, debe existir un detonante, y este está en un primer ciclo O.O.D.A. corto, muy breve, pero suficientemente concreto para activar ese “instinto”. Cuando decimos “me moví instintivamente”, es cierto que creemos que lo hacemos “sin pensar”, pero no es así. Lo hacemos usando un nivel de procesamiento de datos subliminal situado en la amígdala, y a su vez nutrido por la información suministrada por el subconsciente. Cuando nos movemos “intuitivamente” sabemos que han entrado en juego las emociones, estamos moviéndonos en el terreno del sistema límbico, pero dichas emociones se basan en información, procesada ahora por dicho sistema límbico, y ya no por el subconsciente. Cuando actuamos de forma “reflexiva o meditada”, sin duda existe un paquete de información evidente, porque el neo córtex no funciona sin su combustible: la información.

Por ello es evidente que en estos procesos hay una captación de información del entorno (Observación). Dicha información es procesada y filtrada a la vez que asumida (Orientación), para a continuación tomar decisiones en función de la misma (Decidir). Y por último responder en consecuencia a todo el proceso de la forma más eficiente y adecuada (Actuar).

Es posible que alguien se pregunte, ¿y para qué puñetas quiero saber todo eso? Pues bien, en parte tiene razón, no es estrictamente necesario. Realmente la mayoría de los seres humanos pasan por la vida sin esa información sin mayor problema. Pero para quienes practicamos Budô, y estamos seriamente comprometidos con nuestra supervivencia y con la formación de otras personas, nos es muy necesario comprender algunos procesos mentales del individuo.

Es la comprensión la que nos hace capaces de interactuar con mayor eficacia cuando existen carencias o lagunas en nuestra formación, o en la formación de nuestros estudiantes. Estos procesos tienen una base, y conociéndola podemos solventar problemas o mejorar rendimientos, temas esenciales para una óptima operatividad en una situación crítica. Todo esto no sustituye al entrenamiento, pero ayuda a rentabilizar el mismo al máximo. Si puedo prepararme o preparar a otros para una mejor y más eficaz toma de datos (Observación) estaré nutriendo al ciclo de una forma más eficiente, y las acciones finales resultantes serán aun más eficaces o acertadas. Por ello la formación de nuestros estudiantes y la nuestra propia no se pude limitar al entrenamiento físico, sino que ha de abordar muchos más aspectos y temas. Dicen que quien entrena físicamente mucho pero no estudia o investiga, no logra los resultados óptimos. Y de igual forma, aquellos “eruditos” que sólo leen o estudian pero no practican o entrenan físicamente, tampoco están logrando unos resultados reales, completos.

Taiden, Kuden y Shinden, una enseñanza simple de recordar pero difícil de poner en práctica, y más aún de hacerlo de forma equilibrada entre sus elementos. Creo que con este enfoque que aquí expongo es un poquito más fácil llevar a la práctica dichos principios.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s