ARMAS FUKURO

Siempre que nos visita alguien durante una clase con el fin de informarse sobre nuestra actividad me resigno a cierto tipo de preguntas obvias pero que no por ello se dejan de formular. El otro día mientras trabajábamos hanbôjutsu contra kodachi y tantô entro una pajera. No bajo el nivel, ritmo o intensidad de la clase porque entren personas a informarse, creo que si lo hiciera estaría engañándolos pues les mostraría un Budô que no es el que realmente entrenemos diariamente en mi Dôjô. La chica parecía más interesada que su novio que parecía bastante “impresionado”. Una pregunta que me hacen cuando nos ven manejando armas es ¿pero usáis armas… no os hacéis daño? La verdad es que la pregunta es infantil pero aun así suelo contestarla porque se merecen una respuesta por su interés en preguntar.

hanbo shime waza pcCuando uno practica Budô ya sea con o sin armas el riesgo de hacerse daño o lesionarse está presente siempre. El motivo principal el altísimo nivel de efectividad de las técnicas y tácticas empleadas. El nivel letal o lesivo de las mismas es enorme. Es por ese mismo motivo que ponemos un cuidado extraordinario cuando entrenamos, con una plena consciencia de lo que estamos haciendo y una concentración adecuada al nivel o intensidad del entrenamiento que se realiza en cada momento. El 1997 Sensei introdujo la idea de las armas “blandas” o fukuro. La primera fue el Jô pero desde entonces prácticamente cualquier arma de entrenamiento tiene su versión “soft” o blanda para los momentos de mucha intensidad donde el control sobre las acciones se reduce considerablemente, también para el uso de aquellos que se inician en la práctica de nuestro Budô. Cuando la intensidad baja usamos la versiones “hard” o duras, las normales, así mismo son las usadas por los veteranos, aquellos estudiantes con un nivel suficientemente alto a nivel técnico y un compromiso con la práctica de nuestro Budô autentico.

KONICA MINOLTA DIGITAL CAMERAUno debe entender que un entrenamiento cuanto más cercano a la realidad, más opciones tiene de generar potenciales lesiones o daños físicos pero también psicológicos. Es por ello que cuando la gente viene a mi Dôjô siempre les recalco que ni somos una actividad de fin de semana, ni un hobby, ni un método para mantenerse en forma. Somos un Budô orientado a la supervivencia ante agresiones violentas en escenarios urbanos. Una tradición milenaria que evoluciona para dar respuestas a aquellas personas comprometidas con su seguridad personal y la de sus seres queridos o la de su país. Eso implica dolor, sudor y a veces sangre… los juegos son para los niños, nosotros practicamos un Budô para adultos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s