SÉ VELOZ LENTAMENTE

Mi hermano Dani Koryû ha publicado un más que interesante artículo sobre el entrenamiento o trabajo a baja velocidad, lo que vulgarmente denominaríamos “entrenar lentamente”. Es un texto muy interesante y considero muy recomendable su lectura. Aun así con el tema de la formación y la velocidad tengo mi propio punto de vista. Ya he publicado algún texto de otros instructores de Bujinkan, recientemente en concreto uno con un titulo bien sonoro “La Velocidad Mata”.

pulico esta foto pues es la última de mi alumno Miguel como Kyu, ya que ese día lo promocioné a Shodan.

Publico esta foto pues es la última de mi alumno Miguel como Kyu, ya que ese día fue promocionado a Shodan.

Creo en el entrenamiento intenso, realista y con una solida base pedagogía. Para lograr este tipo de entrenamiento es esencial practicar siempre en cualquier ámbito de nuestro Arte de forma lenta y pausada, analizando, comprendiendo y “metabolizando” todos los elementos por sutiles o insignificantes que puedan parecer. Creo igualmente que la velocidad es muy necesaria para ejecutar ciertos drills o ejercicios, aquellos que nos enseñan habilidades importantes como reflejos, coordinación mano –ojo –pie, ritmo, etc.

Sin embargo pienso que muchos creen que ser rápidos, que la velocidad es sinónimo de eficacia y ahí discrepo. Para mí la velocidad o el concepto de algunos tienen de la misma es letal. De esa “velocidad” surge la precipitación y de ella el error y del error en muchos casos la muerte. He aprendido que la velocidad, como reza cierto anuncio de TV, sin control no sirve para nada. En mi caso siempre digo que la velocidad en combate no es una cuestión física, sino una cuestión mental. Veo gente muy rápida ejecutando técnicas o por su trabajo veo gente muy rápida extrayendo su arma y disparando, recargando o solucionando una interrupción en su arma. Pero todas esas “velocidades” son fruto del entrenamiento repetitivo, reiterativo y sobre todo de conocer en profundidad todos los puntos esenciales y no tan esenciales que hacen eficaz cada acción. El conocimiento es esencial, así como una mente serena y con capacidad de adaptación e improvisación.

Veo regularmente que en Facebook se publica un video titulado algo así como: “Realidad Vs Fantasía” refiriéndose a las agresiones con arma blanca. Ya me he cansado de comentarlo, ahora lo ignoro, pero en su día dije que ni la realidad es lo que se ve en ese video ni mucho menos, ni la fantasía es lo que ese video muestra para nada. En ese video parece que velocidad e intensidad es igual a efectividad o realidad y que calma y control es igual a ineficacia y fantasía y no estoy de acuerdo, respetando siempre a quien lo crea así, evidentemente.

Pues bien desde que me dañé seriamente ambas rodillas en mis entrenamientos en 1996 he tenido que poco a poco hacerme a la idea de que no tengo la condición física adecuada para ser lo suficientemente rápido. Pero eso no me ha impedido ser eficaz y letal si lo he creído oportuno, tal vez por ese motivo he tenido como alumnos o me han buscado como instructor personas con alguna discapacidad física o algún hándicap físico que les hacia estar en aparente inferioridad ante una agresión.

Siempre recuerdo una clase en mi Dôjô en 2010 con Brin Morgan. Le pedí, como hago con todos aquellos que vienen a mi Dôjô a enseñar, que nos mostrara su trabajo de cuchillo, de TantôJutsu. En el caso de Brin por su formación militar era sin duda un tema interesante, apetecible. No sé porque pero optó por tomarme de uke las 2 horas que duró la clase. Incluso cuando entrenábamos, mi alumno Miguel no me atacó ni una sola vez sino que era yo quien lo atacaba a él permanentemente. Me centré por completo en mi “papel” de agresor. Pues bien, recuerdo que al menos en 4 ocasiones alcancé a Brin con mi cuchillo de entrenamiento. Esto hizo que se esmerase mucho más en sus acciones de defensa y resolución o contra ataque. Haríamos no menos de 20 técnicas o ejemplos prácticos durante esa clase y cada técnica la repetiríamos para los alumnos no menos de 5 o 6 veces, tal vez mas, así que unas simples matemáticas me dicen que le ataque unas 120 veces como mínimo (realmente algunos ejercicios o técnicas tenían incluso dos y tres ataques y se usaban incluso dos cuchillos). De esas 120 veces sólo le llegué a tocar con mi arma en 4 ocasiones. Brin repetía “…very fast!!!” en relación a mi forma de atacar. Lo curioso es que él se movía mucho más lento que yo, apreciablemente mucho más lentamente y sin embargo aunque buscaba desesperadamente cortarle o clavarle mi cuchillo no era capaz. Al finalizar las dos horas apenas sudaba y yo tenía mis antebrazos llenos de hematomas de los “cortes” de su cuchillo y mi cuerpo lleno de “pinchazos” de la punta de su arma y puedo jurar que le ataqué durante dos horas con una sola idea en la mente: anular su capacidad defensiva y ponerle en un grave apuro, pero no pude salvo esas 4 veces lograr nada. Sé que se lo puse difícil porque en una acción le sorprendí con un arma blanca en mi otra mano y para evitar el ataque me pateó el torso por debajo del diafragma, oí rasgarse algo pero seguí entrenando. Hoy día se que la hernia que tengo en esa zona fue fruto de aquella patada. En 2011 impartimos una clase de 2 horas los dos juntos en mi Dôjô sobre Koto Ryû y en concreto sobre Mutô Dori, Hekito Hachi Gata. Yo enseñaba la técnica de base, el waza del kata y algunos detalles y él se encargaba de los henka. Al finalizar la clase chorreaba sudor (en el blog en la sección “Recuerdos” hay una foto tomada al final de la clase). Cuando analizo su estado físico al finalizar las clases de 2010 y 2011 veo claramente que a una mayor velocidad mía un menor desgaste suyo. Eso me llevó a confirmar algo que ya sabía hacia bastante tiempo, la velocidad en combate es esencial en situaciones concretas y esporádicas pero no es un atributo imprescindible de forma genérica.

Cada cual tiene su enfoque a la hora de enseñar y de entrenar, yo tengo mi enfoque y este es fruto de mi experiencia no sólo de estas mas de tres decadas en Bujinkan sino de la experiencia que me ha proporcionado la vida y las situaciones en las que me he visto envuelto (los que me conocéis ya sabéis de que estoy hablando…).

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s