CONFLICTO ASIMÉTRICO

“La guerra asimétrica, también llamada guerrilla o combate no convencional, constituye un término aplicado al combate entre oponentes con muy distinta entidad, armas, técnica, táctica o estrategia. Aunque normalmente este término se aplica a conflictos a gran escala también se aplica el mismo enfoque a conflictos individuales / personales”.

Esta definición que he leído recientemente en un texto me hizo pensar en la forma en que enfocamos una agresión en la calle. Siempre digo a mis estudiantes que es evidente que además de por un gran interés o amor por la tradición, entrenamos Budô por un instinto primario, el instinto de supervivencia. Hay puristas que ven su estudio y practica como budokas desde una perspectiva antropológica y cultural, solamente con el fin de conservar y perpetuar unas enseñanzas y un legado. Estoy de acuerdo con ese enfoque, lo comparto. Es por ese motivo por lo que soy tradicionalista pero no purista. Quiero decir que soy alguien vinculado de por vida a la herencia de mi Sensei pero que haciendo caso de sus propias palabras, busco la supervivencia del individuo a través de dichas enseñanzas. No prostituiré esas enseñanzas añadiéndole nada “externo” pero si exploraré hasta los límites sus enseñanzas y legado, buscando la forma de adaptarlos a las necesidades del siglo XXI y no del siglo XV.

Esta búsqueda dentro de mi propio Budô no está limitada por convencionalismos, etiqueta, normas o protocolos arcaicos. Busco conocer a mis potenciales enemigos. Busco estudiarlos a nivel técnico, táctico, psicológico e incluso espiritual. No quiero de ellos nada para mi Budô, al que considero completo, salvo la oportunidad de que a través de su estudio y análisis empírico, ver los puntos fuertes y débiles de esos otros sistemas, artes o métodos de lucha y pueda descubrir en el proceso los puntos fuertes y débiles de mi Budô respecto a ellos. De esa comprensión de las fortalezas y debilidades que todos tenemos debe nacer la capacidad real de sobrevivir. Si algo he aprendido en estos 30 años de análisis, estudio y ensayo es que hay dos variables básicas a tener en cuenta: una es el propio método de lucha y otra la persona que lo pone en práctica, lo aplica, lo usa para su beneficio o protección.

Los sistemas, métodos o artes de lucha son en muchos casos sistemas especializados en una distancia concreta o en un trabajo determinado. Manejan o no armas y de hacerlo se especializan en unas concretas que consideran las más apropiadas a nivel de combate, pedagógico o por temas de tradición y cultura. Eso hace que muchas personas a lo largo de su vida practiquen distintos sistemas o métodos de lucha, pues buscan complementar unos sistemas con los conocimientos de otros en busca de un equilibrio que les proporcione la seguridad y capacidad de auto preservación que todos buscamos (obviamente aquí no se puede hablar de aquellos sistemas orientados en exclusiva, o casi, a la competición o el deporte). Curiosamente todo sistema o método de lucha es intrínsecamente eficaz y sus principios o ideas de combate totalmente validos. Lo que hace que eso cambie y se pierda esa eficacia o funcionalidad es el factor humano, a causa de quien lo pone en práctica. El ser humano, ese segundo factor o variable del que hablaba antes, es quien en realidad se ha de enfrentar a la situación de supervivencia, es quien ha de luchar por su vida no el sistema o arte de lucha, sino él.

Por todo ello voy a buscar las vías más eficaces y adecuadas para formar a mis alumnos y para utilizar mis recursos de la manera más óptima y eficaz. En ocasiones eso implicará usar métodos poco convencionales y ser muy sincero con uno mismo a cerca de las limitaciones del Budô que practico y enseño. Limitaciones sólo superficiales, limitaciones “creadas” a causa de un purismo excesivo, no de una falta de eficacia real en nuestro Budô. La tradición es esencial para la preservación y continuidad de las enseñanzas de mi Sensei pero eso no nos impide explorar todo el amplio abanico de posibilidades que nuestro Budô nos ofrece y que nos permitirá hacer frente a esos escenarios modernos que tanto preocupan.

Todo enfrentamiento en la calle, no en competición, donde hay normas, árbitros, tiempos, etc. Podría definirse como un enfrentamiento asimétrico, de ahí que me gustase esa definición. Es un enfrentamiento en que está en juego generalmente nuestra integridad física y psicológica por la amenaza o agresión de un individuo desconocido o conocido que en la mayoría de las ocasiones podría ser física, mental, técnica o tácticamente superior o mejor que yo.

Si el agresor es superior físicamente, mi arma serán aquellos conocimientos que me permitan ganar ventaja para sobrevivir, mermando o inutilizando esa superioridad física ya sea por altura, peso, fuerza, etc. Si es necesario y tengo oportunidad utilizaré aquello que tenga a mi disposición para neutralizar la potencial amenaza. Si el agresor es mentalmente o psicológicamente mas fuerte ya sea por su preparación o por su determinación, obcecación, etc.… tendré que manipular y gestionar los elementos en esa área para revertir las tornas en la medida que me sea posible. Todo ello ocurrirá muy rápidamente, por eso la importancia de una formación adecuada y correctamente enfocada u orientada.

Puedo pensar que mentalmente soy fuerte, pero todos descubrimos un día que tenemos límites y que al llegar a ellos las cosas se nos ponen muy difíciles. Estos condicionantes éticos y morales, de los que ya he hablado en otros post y de los que volveré a habar en el futuro porque son determinantes en una situación de potencial riesgo para mi vida, son también un arma a usar en contra de mi agresor. Él también los tiene, en mayor o menor medida y si es posible descubrirlos a tiempo, si es posible manipularlos en su contra, tendremos una opción de sobrevivir.

Es posible que el agresor sea técnicamente o tácticamente superior a mí. En esos casos y dentro de esta lucha asimétrica, deberé usar los recursos mas heterodoxos con el objetivo de volver menos precisa su técnica y menos eficaz su táctica. El engaño y la manipulación son armas extremadamente útiles. Si su superioridad está centrada en el equipamiento, tendré que improvisar mi propio arsenal y ser capaz de usarlo con efectividad o quitarle el suyo y volverlo contra él, lo que implicará un amplio conocimiento en este tema.

Algo que he descubierto es que hay muchos enfrentamientos o agresiones que no son físicas y que por no tener contacto físico, por no ser, aparentemente, una amenaza potencial a nuestra integridad no son calificadas como acciones agresivas o violentas. No parecen una agresión en sí mismas a causa de no seguir los patrones y protocolos típicos de una agresión. Son aquellos que nos agreden en la distancia de los cobardes, que no siempre es por la espalda, sino desde lejos y escondidos, sin dar la cara, seguros en el anonimato y la lejanía. Son luchas sin puños, patadas, palos o cuchillos pero tan vitales para nosotros como un enfrentamiento físico en la calle. Estas agresiones que buscan la calumnia, la difamación, etc.… basadas en la mentira y en la conveniencia de unos en decirlas y propagarlas y de otros por escucharlas y creerlas sin contrastarlas, son una batalla más a la que hacer frente con igual tesón y con los mismos recursos que emplearíamos en defendernos de un violador o de un agresor armado con una navaja en la calle. Además, muchas situaciones de ese tipo terminan en un momento dado en agresión física, en una acción violenta, porque las personas tienen un límite y cuando la gente lo sobrepasa con sus acciones o sus actitudes tiene que atenerse a las consecuencias.

Hay un término que suelo usar mucho en mis clases, seminarios y estos meses en mis talleres y conferencias, y es: gestionar. La capacidad para gestionar una crisis como lo es una agresión física o psicológica, la capacidad para gestionar los recursos técnicos, tácticos, físicos, ambientales, estructurales, climáticos, etc.… es el factor en muchas ocasiones decisivo para tener una opción de sobrevivir.

“Nadie aprende en el fragor de la batalla” es un dicho militar popular. Uno aprende durante su formación o entrenamiento pues es allí donde se han de poner de manifiesto todos los escenarios posibles, donde se ha de tratar con todos los tipos de agresores, motivaciones, armas y demás factores. En un entrenamiento realista o como dicen popularmente ahora “basado en la realidad”. En la batalla, en el conflicto, en la agresión nos centramos en sobrevivir. si lo logramos, entonces aprendemos valiosas lecciones sobre que se hizo bien y que se hizo mal, que pudo costarnos la vida y que fue lo que nos la salvó o nos la protegió, después y sólo si tienes la suerte de sobrevivir, por que los muertos no hacen esa reflexión o valoración. Hay una expresión usada en USA: “Monday Morning Quarterbacking” que de una forma libre viene a decir algo así como que a la mañana siguiente analices tus acciones. Es una frase acuñada en el futbol americano, donde el lunes, el día siguiente al partido, se revisan las jugadas más polémicas del mismo y los motivos que las generaron y sus consecuencias. Pero que hoy día la usan en muchos otros sectores para referirse a la acción de valorar los acontecimientos del día anterior o las situaciones acontecidas en el turno de trabajo. En seguridad es popular el término “debriefing*” para referirse a esas reuniones post turno de servicio.

Un entrenamiento tan técnico como táctico, tan físico como psicológico en donde el individuo pueda ir experimentando gradualmente pero de forma inteligente y lógica con el conflicto y sus variables. Por ello someto a mis estudiantes a un estrés de combate muy intenso en muchas ocasiones donde no son pocos los que abandonan o se rinden, eso sí, la culpa es siempre mía de su fracaso. Cuando reciben un grado o una palabra de aprobación es merito suyo pero si es al contrario…el ogro siempre seré yo…..así les va. Hay una cita del Maestro Rob Pincus (quien no sepa quién es, que se informe…) que dice más o menos así:

“En su libro “En Combate”, el teniente coronel Dave Grossman acuñó el término “Veterano Pre-Batalla” para referirse a las personas que habían pasado por una formación muy realista que les proporcionó experiencias similares a las experimentadas por los veteranos reales en conflicto, por lo que se aclimataron a la tensión de la batalla antes incluso de lo normal para quien en realidad nunca había experimentado esas emociones.”.

Nada más cierto y que reafirma mi enfoque a la hora de trabajar desde la tradición hacia una visión mas global del conflicto en donde las personas involucradas muchas veces a su pesar y otras veces por la obligación contraída por su profesión puedan tener esa opción de auto preservación y supervivencia que es a fin de cuentas es lo  que Bujinkan persigue por encima de todo.

Si te fijas detenidamente no he empleado nunca los conceptos victoria, ganar, derrotar, siempre he usado el término sobrevivir. El motivo es obvio, quien se mueve y se rige por cualquier otro concepto que no sea la auto preservación, la supervivencia está irremediablemente abocado al fracaso, y en muchos casos ese fracaso se llama muerte.

En mi blog tenemos una frase que mi amigo Arnaud supo pulir para expresar con nitidez lo que debe ser Bujinkan “No buscamos ganar, pero buscamos no perder”. En un conflicto esta debería ser la regla de oro, la norma esencial o el protocolo universal de actuación. Estamos en un mundo asimétrico, las situaciones equitativas o igualadas raramente existen porque todos buscamos la ventaja, unos para ganar, otros para delinquir y nosotros para sobrevivir. Así que busquemos no perder, sobrevivir y no nos obsesionemos por buscar la victoria, gloria efímera, frágil y muy costosa en la mayoría de las ocasiones. Olvidemos el ego y aprendamos a salir con vida, simplemente.

*El debriefing es un anglicismo utilizado para denominar a una reunión posterior a una misión, actividad, evento o proceso. El Briefing es la reunión previa a dichas actividades o eventos, donde se planifica y clarifica todo lo concerniente a las mismas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s