NAGATO SENSEI: UNA ENFERMERA MUY FUERTE

Durante el Taikai Kunoichi, Sôke le pidió a Vanessa Adán que mostrase algunas cosas a partir de su experiencia en el trato con los pacientes con trastornos mentales o con drogadicciones en un hospital. Los pacientes suelen ser más grandes y más fuertes que las enfermeras que tienen que tratar con ellos. Especialmente esto es evidente para las enfermeras de menor tamaño o envergadura de por sí. Los pacientes pueden actuar y reaccionar violentamente en forma de agresión. Hatsumi Sensei sugirió que aprendamos a:

“Movernos de tal forma que el adversario no se resista. No permitiéndole seguir luchando o crear más violencia”.

Por supuesto, en estos puestos de trabajo, uno de los principales desafíos es calmar, dominar o controlar al paciente sin perjuicio de éstos o del personal. Esto puede ser difícil en una situación caótica donde los accidentes pueden ocurrir. Otra estrategia que el Sôke nos dio fue:

“movernos de tal manera que dé la sensación de que no existimos al oponente. Una vez que sientas algo, tienes que ser capaz de cambiar. De lo contrario, habrá un accidente o algo va a suceder. Muévete de tal manera que no seas un catalizador para un accidente. “

Sensei también nos aconseja el uso de nuestro entorno. Por ejemplo, utilizar una silla para desequilibrar o como una barrera entre el oponente y uno mismo. Él dijo:

“Esto es importante, porque el obstáculo… la silla se convierte en un arma”.

Como no había sillas en el tatami en Ayase, Nagato Sensei pidió ser él mismo “la silla”. Nagato se agachó a cuatro patas. Esto fue, en sí mismo, una lección para todos.

He visto a Hatsumi Sensei pedir a sus alumnos más antiguos hacer cosas que son un poco embarazosas o en este caso aparentemente incomodas para alguien de su estatura. Sin embargo, nunca parecen desanimados o sin ganas o intención de cooperar. Tienen mucho respeto por su Maestro, y Sensei siempre hace esas peticiones sin ego o prepotencia. No creo muy probable que Nagato se hiciera pasar por un mueble para nadie más excepto para el  Sôke.

Así que Nagato Sensei se colocó en el suelo como una silla. Sôke llamó al “paciente” y lo sentó sobre la espalda de Nagato y en ese momento dijo: “Entonces la silla lo agarra y se lo lleva”. Nagato se puso de pie con el “paciente” sobre sus espaldas y se alejó con él. Hatsumi Sensei dijo, “¡podría ser una enfermera muy fuerte!”.

Por Michael Glenn

Anuncios

Un pensamiento en “NAGATO SENSEI: UNA ENFERMERA MUY FUERTE

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s