EL DÔJÔ

Este es uno de los varios textos de mayor o menor profundidad o calado que he visto publicados en los últimos días hablando del respeto, el protocolo, la etiqueta y las formas correctas de comportarse tanto en el Dôjô como con los maestros o instructores. Esto me hace pensar que de alguna forma este es un tema sensible en Japón estos días por un motivo u otro. Puede que sea algo sutil que las personas con años de experiencia están percibiendo o algo más directo en forma de comentarios del Sôke o los Shihan japoneses. El caso es que decidí publicar este texto de Duncan que sin ser excesivamente formal si hace hincapié en algunos detalles interesantes. Ya en 2009 observé que mis formas en las clases y en el Daikomyosai agradaban a los japoneses, así que creo entender algunos de los matices de este texto y de otros similares que como decía en un principio, han visto la luz recientemente.

El Dôjô

Gente de todo el mundo llegan a Japón con el deseo de estudiar las artes marciales del Sôke y sus Shihan.

Japón es un lugar increíble a donde viajar con una cultura rica y profunda. El Dôjô es una sub-cultura que refleja las “viejas costumbres” de los guerreros que lucharon por todo Japón. Dentro del Dôjô, debemos estudiar la forma de los japoneses que viene allí cada día, con profundidad, preguntándonos el por qué, donde y cuando se han formado o creado muchos de sus modales e ideales.

Usaré la entrada (genkan) del Bujinden como un ejemplo de las lecciones que se pueden aprender.

Cuando la gente abre la puerta, se quitan los zapatos y entran en el Dôjô. Están tan emocionados por estar allí que se distraen a menudo al ver a viejos amigos o simplemente por estar en el Dôjô de nuevo. Después de que más de medio centenar de personas hayan hecho esto mismo, el camino de entrada (genkan) está lleno de zapatos a menudo malolientes, sucios y viejos que se encuentran dispersos, al revés o desperdigados por toda la zona.

En las clases del Sôke, ¿quién es el último hombre que suele entrar en el Dôjô? ¡El Sôke! ¿Puedes imaginarlo? Todo el mundo ya ha entrado y el Sensei se ve obligado a pasar por encima de todos esos zapatos exponiéndose a tropezar en su propio Dôjô. ¿Por qué? Debido a que todo el mundo está pensando en sí mismos. Personalmente creo que esto es una falta de respeto y egoísmo. No hemos demostrado que estamos allí para estar con el  Sôke. No hemos demostrado nuestra consideración por él en absoluto. ¿Qué clase de estudiantes de artes marciales nos creemos que somos?

A menudo se ve a los japoneses teniendo que mover los zapatos  crenado un camino cuando el Sôke entra. Esto no debería ser necesario. A menudo, hay cientos de personas en el Honbu. En este caso, sería extremadamente difícil mantener un genkan bien cuidado y mantener los zapatos de todo el mundo perfectamente emparejados. Pero, si la gente mantiene esta conciencia de la etiqueta, entonces tal vez podamos hacer nuestro mejor esfuerzo para al menos intentarlo.

Sólo recuerda, ¿por qué estás allí? estás ahí para entrenar con el Gran Maestro de nuestro arte. Muéstrale el respeto al darle una vía clara de entrada y salida a su propio Dôjô. Recuerda, ¡todos somos invitados!

Al alinearse para la clase (durante mucho tiempo), Sôke tenía que ir pidiendo permiso / paso para acceder a la zona delantera del Dôjô. Tenía que subir / sortear / saltar literalmente sobre la gente que estaba de rodillas para poder llegar al kamiza para comenzar la clase. No fue sino hasta que Noguchi Sensei le dijo a la gente de hacer un paso / camino para el Sôke, que la gente decidió moverse. ¿Por qué? Porque las personas sólo piensan en sí mismas.

¿Por qué los japoneses arreglan sus zapatos como lo hacen en el genkan? Bueno, yo no soy un erudito, pero te daré mi opinión personal sobre ello.

Históricamente, Japón era un país en guerra y durante mucho tiempo fue gobernado por la clase militar Samurai. Lo que vemos en Japón en lo que respecta a la etiqueta es en gran parte resultado de su influencia. Cuando las personas se quitan los zapatos, por lo general, los colocan correctamente, emparejados y con las punteras mirando hacia la entrada / afuera. (¿Número de personas que hacen esto cuando llegan al Honbu?) Eficiencia es la clave para la supervivencia. Si un pueblo era atacado, el Samurai debía ser capaz de recoger la espada y calzarse sus zori / geta rápidamente al salir de la casa para luchar. Si no había dado la vuelta a sus zori correctamente o si estaban mal colocados, entonces este precioso tiempo invertido en organizarse podría ser una cuestión de vida o muerte para él o para su señor y su familia. Además, si esto ocurre de noche, a través de la rutina, el samurai podía hacer todo ello con poca o ninguna luz. La última cosa que quiere hacer alguien es ir en busca de sus zori en la oscuridad de la noche, sin embargo lo hacemos ya que somos demasiado perezosos para desarrollar una rutina esencial basada en la supervivencia. También podemos apreciar que esto ayudaría a una precipitada fuga de un edificio durante un terremoto o un incendio. Y, estas rutinas son muy aplicables también en el mundo de hoy día. Si tienes que salir de casa durante un terremoto, tener que pararte y buscar tus zapatos podría cobrarse tu vida.

Estas rutinas se han convertido en tradición y protocolo para mostrar a tu anfitrión o jefe (por ejemplo) que eres es una persona culta y educada en las costumbres. Son estas pequeñas cosas las que tienen mucha importancia, no sólo para las primeras impresiones, cuando visitamos o nos visita alguien. Sino como algo que útil para nuestra vida y la de nuestros seres queridos.

Nunca sientas que estos aspectos culturales no son necesarios o no se tienen que tener en cuenta para actuar como artista marcial en la Bujinkan. Todo tiene un sentido.

“El Budô comienza con la etiqueta y termina con la etiqueta”. Si no creemos esto, entonces no nos estamos desarrollando como Bugeisha.

Así pues, en lo que respecta a tu etiqueta en la entrada del Dôjô, por favor, piensa acerca de esto. Además, si eres un invitado o visitante en otro Dôjô de artes marciales, es importante representar a sí mismo bien a la Bujinkan. El estudio de la etiqueta en el mundo de las artes marciales es importante. Sin embargo, en la Bujinkan, no te detengas en la formalidad o protocolo estricto. La etiqueta de la Bujinkan Dôjô se basa en el corazón y el sentido común. Se espera que todos los que entran en el Dôjô lo tengan, por lo menos tratando de desarrollar estas áreas. La etiqueta no es enseñada en el Dôjô formalmente, sin embargo, hay momentos en los que he experimentado enseñanzas directas e indirectas sobre estas cosas cuando correspondía, o cuando ya había mostrado una falta de conocimiento o ignorancia. Nagato Sensei me ha señalado en un par de ocasiones cosas en el pasado. Él también ha dado instrucciones sobre el aprendizaje de la etiqueta de distintos tipos de reverencia según distintas escuelas. ¿Por qué? Debido a que a menudo la infiltración requiere asumir la apariencia de un clan enemigo con diferentes maneras y etiqueta, etc. Si no tienes el conocimiento adecuado no podrás realizar las cosas de la forma correcta y serás descubierto y eliminado (asesinado).

Debe ser de sentido común todo esto para los alumnos. Si los estudiantes no muestran este sentido común, pues bien, ¿pueden llamarse artistas marciales? Este sentido común va más allá de la cultura. No es sólo para Japón. Este respeto y el conocimiento son universales, para todas las culturas.

El Dôjô está abierto a una variedad de culturas, sin embargo, lo que es importante para los artistas marciales es hacer que esto sea evidente al entrar en el Dôjô. Esta es la razón de porque el Sôke dice que es un OVNI. Él flota en el espacio, libre de la cultura. Él es cero. Pero, cuando entramos al Dôjô, traemos con nosotros todo lo que tenemos. ¿Por qué? Nos hace sentir seguros dentro. El entrenamiento es Shugyo. Si acabas de entrar en el Dôjô la sensación que seguramente tendrás todo el tiempo es que no te estás desarrollando tu mismo realmente en el camino de shugyo. Cuando el Sôke o los Shihan viajaron, nunca impusieron su propia cultura a otras personas. Se adaptaron por respeto al ser huéspedes en ese país. Esto es algo en que pensar cuando se llega a Japón y entras en el Dôjô.

Cada vez que entro en el Dôjô, a menudo me siento tan inquieto como un principiante. Me encanta esta sensación. ¿Por qué? Esto me recuerda que todavía estoy aprendiendo. Debemos mantener en nosotros la confianza en uno mismo, sin embargo, si nos volvemos demasiado en seres demasiado carismáticos, terminaremos comportándonos como un actor con sus fans, ellos nos seguirán donde quiera que vayamos. La gente quiere liderar. Pero, es el líder que no (sinceramente) desea estar en un papel de liderazgo quien es un verdadero líder. Sôke nunca ha dicho que quería muchos estudiantes. Sôke es real. Somos muy afortunados de tenerlo como nuestro maestro. Es profesor de hombre a hombre. Así es como fue instruido por Takamatsu Osensei. Sôke se mantiene fiel a las enseñanzas de su maestro al mismo tiempo se adapta a la evolución de la Bujinkan. Él es un seguidor de la justicia natural y de la forma de la naturaleza, la comprensión de que el camino del Taijutsu es conocer los fundamentos de la paz. Arigatou Sensei!

Todos somos libres para estudiar y discernir lo que consideremos importante. Una sola persona no está en el mismo shugyo.

Ganbatte Kudasai!

Estos son sólo pensamientos basados ​​en experiencias en el Hombu.

Por Duncan Stewart

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s