AGRESIÓN Y DISTANCIA: REFLEXIONES (I)

En anteriores ocasiones he redactado textos sobre el concepto de la distancia para este blog. En ellos hablaba de la distancia como uno de los pilares del Taijutsu según mi enfoque pedagógico. En otras ocasiones hacia un recorrido por el concepto de la distancia en términos sociológicos y marciales. En todo caso han sido textos muy bien acogidos y eso me indica que este es un tema que interesa o preocupa a aquellos que frecuentan nuestro blog.

Hoy quiero centrarme en los factores que hacen muy difícil, por no decir imposible a veces, mantener la distancia óptima en cada situación o caso. De este análisis deberemos a nivel personal, particular, extraer las reflexiones mas apropiadas.

Ante una situación de violencia o agresión urbana lo primero que analizamos es al agresor en si mismo. Según la corriente o método de pensamiento, trabajo o entrenamiento que cada cual siga, los agresores se dividen o clasifican de varias o múltiples formas. Yo voy a simplificar a riesgo de que alguien pueda decir que he pasado algún factor por alto, a los agresores en dos grandes grupos básicos: agresores personales o intimistas y agresores genéricos, también llamados agresores de “oportunidad”. Los agresores genéricos abarcan a todo aquel que agrede o ejerce violencia con motivaciones de carácter material o económico como motivo principal o subyacente para las mismas. Puede que el motivo de su acción violenta sea económico, hacerse con bienes y valores personales ajenos por motivos de lo más variado que pasan por pagarse simples vicios y caprichos a costearse adicciones o en algunos casos simplemente comer o dar de comer a los suyos. En ocasiones los denomino egoístas porque en el fondo anhelan cosas que otros poseen y pretenden hacerse con ellas por el “camino fácil” o pretenden solventar sus vicios, adicciones o simplemente sus caprichos por medios violentos. Estos agresores tienen un comportamiento, protocolo o ritual de agresión muy definido pero que no voy a abordar en el presente texto, que los hace fácilmente identificables y que nos permite preparar en muchas ocasiones un escenario mas o menos cómodo de acción. Si voy a comentar que sin duda pueden ser letales como agresores pero también es cierto que es posiblemente más sencillo librarse de ellos sin tener que entrar en conflicto directo con los mismos.

Los llamados agresores personales o intimistas son aquellos motivados o movidos al acto violento por elementos de carácter emocional, profundos y muy fuertes. Ya sea un agresor sexual al cual le mueven deseos extremadamente profundos, equivocados y malsanos, pero no por ello para él menos profundos y fuertes. Ya sea aquel que acomete una acción movido por emociones viscerales, básicas en los seres humanos como la venganza, la ira o rabia, los celos, que no están nunca justificados pero pueden llegar a ser comprensibles en algunos casos. Estos agresores son mas imprevisibles pues al moverse por impulsos, emociones, no siguen un patrón definido y sus rituales de agresión son mucho mas amplios y difíciles de pronosticar o anticipar. Tenemos que tener en cuenta que una fuerte motivación emocional hace extremadamente decidido, fuerte, ofuscado e incapaz de razonar a veces a un agresor tanto o más que estar bajo los efectos de estupefacientes o del alcohol.

Creo que en algún texto anterior he hablado de los agresores definiéndolos en ocasionales, premeditados, profesionales y expertos. Para aquellos que en su día pudiesen leer ese análisis observen que este análisis  expuesto hoy simplemente complementa los datos recopilados en el anterior, les remito al mismo para completar el perfil de los posibles agresores y así tener una visión mas de conjunto sobre ellos. Así mismo en esos textos se hacia especial hincapié en la portabilidad de armas, concretamente armas blancas, por parte del agresor, factor que vuelve la agresión extrema y letal.

Es evidente que el factor “agresor” determina en gran medida el tipo de acción que la persona agredida ha de emprender para sobrevivir al mismo. Está claro que con los agresores genéricos es mas fácil mantener una distancia algo más cómoda y lograrla de una forma más segura y sutil. Los agresores personales prefieren una distancia mucho mas corta lo que conlleva mayores riesgos y mayor dificultad para mantener, dominar o crear una distancia optima en cada paso o fase de la agresión. Si añadimos a los elementos antes comentados otros como los mencionados hace un instante como improvisación (ocasionales), premeditación, profesionalidad,  experiencia o capacitación sin duda veremos que es ciertamente difícil lograr un escenario ideal o medianamente cómodo para una situación de agresión. Por el contrario, es mas posible que el agresor logre dicho escenario ideal en que sentirse cómodo para ejecutar su agresión.

Por todo ello deberíamos aplicar las tres máximas genéricas del protocolo de pre conflicto: observación, análisis y actuación

Observación. No podemos ir por la calle mirando al suelo, sin observar a quienes se cruzan con nosotros, cierto que esa es la actitud de mucha gente, miran a las personas que transitan por la calle pero no las observan realmente. De hacerlo verían detalles que podrían alertarles o avisarles sobre sus intenciones. No hablo solamente de temas como aspecto general, higiene, indumentaria, calzado, complementos, etc. sino de rasgos mas sutiles como el movimiento de los hombros, el ritmo y forma de caminar, la manera de mirar o de rehuir la mirada, los movimientos de las manos, etc. detalles del comportamiento no verbal del ser humano que nos procuran una fuente amplia y muy valiosa de información y datos. Incluso nos pueden indicar con tiempo la presencia de armas ocultas por parte del agresor.

Análisis. No podemos simplemente observar sino que debemos analizar los datos, la información obtenida y fusionarla con otras fuentes de datos a tener en cuenta y de las que hablaremos más adelante como escenario o posible escenario para una agresión, iluminación, superficie, climatología, obstáculos, etc. debemos combinar todos los factores y preparar una táctica acorde con todo ese caudal de información o de lo contrario podríamos vernos en una situación donde alguno de esos factores nos pase factura.

Actuación. Debemos de tener la capacidad necesaria para tomar decisiones pero sobre todo debemos tener resolución, la capacidad para llevar a la práctica esas decisiones. Puede que parezcan el mismo concepto pero nada más lejos de la realidad. La capacidad de resolución de una persona es lo que realmente la hace sobrevivir ante una agresión. La decisión es la capacidad para dotarnos de las tácticas y técnicas a emplear pero sólo la resolución lleva las ideas a la práctica.

Una vez aplicados estos tres conceptos aplicamos los cuatro conceptos de supervivencia en una situación de pre conflicto: evasión o huida, preveer, prevenir y evitar. Ya he hablado en otras ocasiones de ellos por lo que remito al lector a dichos textos como complemento a la información aquí expuesta.

Hasta aquí la primera parte del análisis de una agresión y el concepto de distancia, en este caso desde el factor “agresor” y como el mismo modifica, dificulta, obstaculiza o provoca cambios en las distancias sociales y marciales ideales y como tenemos que vernos inmersos a nuestro pesar en un conflicto donde no dominamos, de momento o en apariencia, la distancia. Como mi Sensei dice, sus enseñanzas están basadas en el concepto de la distancia, él las denomina “artes marciales de distancia” es por ello que siguiendo sus enseñanzas podemos “dar la vuelta a la tortilla” de la agresión y controlar la distancia y volverla en contra del agresor, pero para ello necesitamos mas puntos de referencia. Estos puntos los abordaremos en siguientes entregas.

Anuncios

Un pensamiento en “AGRESIÓN Y DISTANCIA: REFLEXIONES (I)

  1. gran tema a tratar, la distancia y las agresiones siempre son cosas en las que al final acabamos dudando si no tenemos muy claras, pues sin querer podemos precipitar un conflicto fisico simplemente por el mal uso de la distancia. Estoy impaciente por seguir leyendo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s