TRILOGIA YAMADA III: HONOR AND LOVE

Por fin hemos llegado a la tercera y ultima película que el director Jôji Yamada dedicó a la figura del samurai de finales del periodo Edo. Esta peculiar trilogía concluye con “Honor and love”, titulo en ingles, respetado en España, del film de Yamada “Bushi no ichibun”. Estrenada en el año 2006 y con una duración de 121 minutos, el director se rodeo de un buen lenco de actores y actrices, con alguno de los cuales ya había trabajado anteriormente. Akuya Kimura, Rei Dan, Mitsugoro Bando, Takashi Sasano, Kaori Momoi, Nenji Kobayashi, Toshiki Ayata, Ken Ogata componen el reparto de este film donde la música corrió a cargo de Isao Tomita, como en los anteriores dos Films de este peculiar trilogía. La fotografía, tan importante para la estética de los Films de Yamada fue obra de Tadashi Kaneda.

El argumento gira en torno a Shinnojo Mimura, un samurai de clase humilde, casado con Kayo, una bella y entregada esposa. Su trabajo consiste en probar la comida de un Señor, para evitar que éste pueda resultar envenenado. Un día se intoxica con un pescado cocinado fuera de temporada, y, aunque salva su vida, queda ciego. Hasta entonces, Shinnojo, samurai de rango inferior que trabajaba al servicio del señor del clan por un estipendio anual de 30 míseros koku de arroz, había llevado una vida feliz junto a su esposa Kayo y su viejo sirviente Tokuhei, que servía a la familia desde la época del padre de Shinnojo. Cuidándole sin descanso, Kayo y Tokuhei consiguen salvar la vida de Shinnojo. Pero éste, al darse cuenta de que no sólo tendrá que pasar el resto de sus días a oscuras sino que tampoco podrá seguir trabajando en el castillo del señor y tendrá que depender de los demás hasta su muerte, se desespera y decide suicidarse. El gran problema, claro está, reside en cómo saldrán adelante ahora. Se reunen los familiares con Kayo, y acuerdan que ésta pida ayuda al jefe de guerreros Toya Shimada, que se ha mostrado muy amable con ella… En realidad, demasiado amable. El tipo sólo está dispuesto a ayudar a cambio de disfrutar de los encantos de Kayo.

Yamada continúa en este film con el mismo esquema y el mismo aire que ya nos mostró en ‘El Ocaso del Samurai’ y ‘La Espada Oculta’. Con pocos trazos, nos presenta a los personajes y el conflicto central, nos conduce con elegancia por una historia que fluye lentamente, alterada por una serie de sucesos dramáticos que desembocan, sin remedio, en un conflicto armado, en un duelo a espada de gran tensión. Resulta de lo más gratificante encontrarse, sobre este particular, con una narración del combate tan tradicional como poderosa; nada de saltos imposibles, movimientos frenéticos de cámara o efectos digitales. Dos hombres luchando a muerte en un campo abierto, sin artificios de ningún tipo. Lo real da más miedo, y eso es lo que debería provocar este enfrentamiento. El miedo al fracaso. No a la muerte, porque el samurai ya la da por hecho. Es esta película de las que pueden provocar rechazo por parte del público occidental hacia el cine asiático. De lenta progresión, no se parece en nada al cine al que estamos acostumbrados, al norteamericano. Aquí los personajes luchan en su interior, no en el exterior, salvo cuando no tienen más remedio. Aquí las secuencias duran más de lo corriente, pues necesitan un desarrollo que haga entender al espectador por qué cada personaje es de una forma y por qué actúa así.

En este sentido, es ejemplar el modo en el que Yamada consigue que nos identifiquemos con su samurai; un hombre de débil posición cuyo honor es sagrado (sin él, su vida no tiene sentido). Mimura comete errores, pero los entendemos como si fuesen nuestros, y pronto nos damos cuenta de que no hay más salida que aprovechar su determinación para resolver el conflicto espada en mano. Es su código de honor, el bushido, y está tan dentro de él como el corazón o el cerebro. Destacar también la gran interpretación de Takuya Kimura, que logra una transformación a lo largo de la película digna de aplausos.

En definitiva un correcto colofón a esta semblanza que el director, Yamada, nos presenta sobre la figura del Samurai y su época, sus últimos años de dudoso esplendor.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s