EN UN MERCADO PERSA ….

El sábado 21 de mayo recibí el Dvd del Daikomyosai de 2010. Para mi es un momento muy grato poder ver el resumen de esos intensos tres días. Mas que nunca he de hacer hincapié en el termino resumen pues su duración, 163 minutos es la mas baja desde 1992. En parte supongo que los tiempos muertos necesarios para que el Sôke y los Shihan pudieran quitarse los Yoroi pueden tener que ver con el reducido metraje final del Dvd.

En fin este texto no quiere hablar del Dvd o de su contenido en general sino de un detalle en particular. Observando los Godan Test realizados durante los días del Daikomyosai pude observar entre los aspirantes una cara especialmente conocida. Lo que ocurre es que no conseguía situarla en el contexto de un examen o prueba de Sakki Test. El motivo, fácil, buscando en mi álbum de fotos localicé una foto suya durante el Daikomyosai de 2007 en la que ostentaba el cinturón verde de grado Kyu. Evidentemente no me salían las cuentas, ¿Cómo es posible que alguien que es Kyu en 2007, 3 años después se presente a Godan Test? por cierto, lo superó, felicitaciones.

Ahora la reflexión. Que ocurre realmente. Podríamos preguntarnos de quien es la culpa de que esto pase. Nadie pone en duda que no es culpa del Sôke, eso por descontado. Eso lo fundamento en palabras de Mark Lithgow quien preocupado por el tema de los grados, sobre todo por la ejecución del Godan Test fuera de Japón a manos de 15º dan occidentales, habló de todo ello con el Sôke. Este comparte la preocupación que algunos tenemos de que todo esto se vuelva un “mercado de grados” algo meramente comercial, un reclamo para generar seminarios donde el momento álgido sea la ejecución del Godan Test. Pero confía en que sus “verdaderos alumnos” aquellos que realmente le quieren y aprecian así como a sus enseñanzas, se mantengan firmes, serios y estrictos a la hora de conceder esos grados Al respecto confiesa el Sôke que observa con  mucha atención, por el riesgo que conlleva su decisión de dar esa libertad a sus alumnos 15ºdan, la evolución de esta situación, como reaccionan y se responsabilizan o no ante este nuevo panorama. Dice textualmente “si ellos me defraudan finalmente tendrán que venir a mi y yo les reprenderé adecuadamente”.

Podríamos decir que la culpa es de aquellos que ejecutan hoy día la prueba y que a veces, sin querer o queriendo, no lo se, ayudan “un poco” a pasar dicha prueba, pero en el fondo tampoco es “realmente” culpa suya. Pero sin duda la culpa, si la hubiera, seria de aquellos que han permitido en unos casos y promocionado en otros, a individuos mínimamente o nada preparados grado a grado a velocidades de vértigo sin criterios reales y consistentes. Sôke confía en que nosotros como sus instructores, como sus representantes, valedores de sus enseñanzas, tengamos un criterio serio, una ética profesional y ante todo una responsabilidad moral hacia el estudiante, el arte y el Sôke que debería evitar ciertas situaciones totalmente absurdas. Yo mismo he sido testigo directo de promociones de Kyu a 4ºdan en cuatro años y con apenas 50 horas de clase entrenadas al año (la mayoría realizadas en cursos o seminarios), quien dice años dice viajes a Japón. Por suerte, vergüenza o picardía algunos dejan pasar un tiempo entre cada tramitación o el acceso a la prueba de Godan para que “se note menos”. A otros les puede la ambición y pasan de 4ºdan a 7º dan en un solo viaje a Japón mediante una hábil auto promoción a la vez que con una sutil omisión de información ante los Shihan japoneses o de 5ºdan en 2008 a 9ºdan en 2009 Conozco casos de personas que comenzaron en Bujinkan en un curso que yo mismo organizaba 15 años atrás y ahora son 15ºdan, prácticamente a grado por año. Esto me recuerda un dicho popular “Quien tiene padrino se bautiza”. Yo personalmente no he tenido mucha suerte con mis padrinos salvo excepciones contadas, concretamente tres, el resto de amigos y compañeros no han ayudado, más bien frenado por no decir a veces obstaculizado la evolución natural de las cosas.

En el fondo lo que me preocupa de esta situación son los estudiantes de estos nuevos instructores, la calidad de las enseñanzas que recibirán de ellos y si los mismos realmente lograran una correcta comprensión o asimilación de las enseñanzas del Sôke. Hay grandes instructores que tienen un humilde 3ºdan o un 15ºdan, el grado igual da, lo importante es el potencial pedagógico del instructor, su capacidad para comprender y poder luego transmitir las enseñanzas del Sensei, la capacidad de ilusionar y hacer vivir el Budô de Hatsumi Sensei a cada estudiante como algo único y maravilloso, como un tesoro de vida. Lo que ocurre es que estas situaciones delatan egos inflados, prepotencia desmesurada y un exceso de soberbia que en nada ayuda al progreso adecuado de los estudiantes ni de los propios instructores. Sin embargo todos deseamos tener el 15ºdan y digo TODOS. Unos por que son conscientes de que es una herramienta política y de relaciones publicas excelente, otros porque realmente son tan ingenuos de creer que en el grado está el conocimiento, otros porque dan por supuesto que un determinado grado implica una mayor proximidad al Sôke, cosa por otro lado es bastante errónea en algunos casos, pero a fin de cuentas todos lo deseamos. Lo importante, según yo lo entiendo, no es el deseo en si, desear algo no es malo, vivimos de deseos e ilusiones, sino las motivaciones que nos hacen desear ese algo, motivaciones que subyacen bajo ese deseo, el grado en este caso, de una manera a veces insana, poco ética o moralmente reprobable, es eso lo que corrompe su valor real. El grado en si y sobre todo la capacidad que cada uno tiene para aceptar el grado que ostenta y no buscar sino esperar a que las cosas si tienen que llegar, lleguen, si tienen que ocurrir, ocurran es parte esencial del concepto del grado. Hay quien dice “si quieres que algo ocurra has de hacer que ocurra, no puedes esperar a que ocurra”. Ciertas son esas palabras de algún modo, pues uno debe hacer todo lo posible para mejorar, progresar y formarse correctamente y ser merecedor del grado que ostenta e incluso superar dichas expectativas en la medida de lo posible. Pero nunca pueden precipitarse los acontecimientos naturales, si de verdad fluyen con la vida, por el contrario si son manipulados por el hombre de una u otra forma, entonces y sólo entonces, uno debe buscarse “la vida” como mejor pueda.

Es posible que estas palabras “escuezan” ciertos ojos u oídos, muy probablemente les ocurra a aquellos que de una forma u otra, en un papel u otro se vean reflejados o descritos en estas palabras, los demás no deberían por mas que reconocer algo que es una realidad mal que nos pese e intentar una reflexión sobre el tema que nos ayude a todos a evitar estas situaciones en el futuro.

Nota: En la actualidad para realizar una prueba de Godan Test fuera de Japón Sôke pide que se le solicite previamente el permiso correspondiente a él, una vez concedido que estén presentes tres 15ºdan, uno para ejecutarla y dos como jueces y testigos para evaluarla. Que sea grabada en Dvd, que el aspirante presente su credencial de la Bujinkan y/o Shidôshi Kai del año en curso, presentación de la copia del certificado de 4ºdan, carta de recomendación para el grado de su instructor (Shidôshi / Shihan) y presentar el Budô Reki (curriculum marcial del aspirante). Las fuentes de estos datos son textos de Arnaud Cousergue y Mark Lithgow

Anuncios

8 pensamientos en “EN UN MERCADO PERSA ….

  1. Sencillamente, genial, Elías. Lo que muchos llevamos pensando hace muchos años y cada año se hace más palpable. Como dije en mi último post, Bujinkan se desmiembra en facciones, unas unidas por lealtad y otras por intereses. Grandes maestros de pies de barro que lideran inmensas y cerradas facciones. He tenido la mala suerte de, no sólo oir “basura” sino también la forma de anular a compañeros muy buenos técnicamente porque no “bailan a su son”. Siempre pensaré -es mi opinión- que los mejores maestros suelen preferir quedarse entre bambalinas, sin alardes, sin protagonismo, con muy pocos alumnos. No me imagino a mí mismo pudiendo tener más de 30 alumnos y llamarlos “mis alumnos”, es que podría conocerlos a todos? Yo no sé cómo se puede hacer eso, bendito quien pueda. Y por cierto, mis alumnos saben que un cinto negro conmigo cuesta 10 añitos, si es que son constantes, y casi nada de dinero, sólo voluntad de entrenar con el corazón. Alguien que vende un grado insulta a quienes entrenamos en serio, día a día, año tras año. Pero “sin un mar de oscuridad no se verían brillar a unas pocas estrellas”.

    Me quedo con tu frase: “Yo personalmente no he tenido mucha suerte con mis padrinos salvo excepciones contadas, concretamente tres, el resto de amigos y compañeros no han ayudado, más bien frenado por no decir a veces obstaculizado la evolución natural de las cosas”. Me encantan que me pongan mil zancadillas, qué gran herramienta de supervivencia.

    Y por último, ¿danes? Los danes son una gran carga. La calle te dice qué kyu o qué dan eres. Ya he conocido a mucho “mr danes” con la cara partida en la calle por un “don nadie”.

    • Hola Javier, no tengo el gusto. Elías, un fuerte abrazo como siempre.
      Este tema siempre ha sido polémico y yo soy el primero a quien personalmente no le gusta en absoluto, pero que tengo que aceptar y además hay cosas que no pueden decirse a la ligera.
      Hay que recordar que lo que sucede en la Bujinkan, todo absolutamente, es porque el Sôke quiere que así sea o al menos lo permite. Así pues, la “culpa” última, si es que hay alguna culpa, es del Sôke, de nadie más. Si el no permitiese estas situaciones simplemente no se darían. Ahora bien, dado que él quiere que así sea, o al menos lo permite, nosotros, aunque no nos guste, hemos de acatar sus deseos. O simplemente, si no eres lo suficientemente fuerte como para soportar eso, abandonar la Bujinkan.
      Lo que tampoco puede ser es lo que comentas tú, Javier, que contigo un cinto negro cuesta 10 años. Pues con todos mis respetos, mal, MUY mal. La Bujinkan no funciona así. 3 o 4 años son suficientes para obtener el Shodan. No puedes negarle a tus alumnos lo que al resto se le concede. Sensei NO quiere eso. No se puede estar solo a las duras o solo a las maduras. Si estamos dentro de la Bujinkan hemos de jugar con la baraja de Sensei y al juego que él marca. No es justo que a un instructor, una vez pasado el 5º dan, por ejemplo, se le conceda un grado por año -dado por Sensei cada vez que va a Japón, sin tener en cuenta su nivel ni lo que ha estado trabajando durante el año anterior, es decir , regalado- y que este mismo instructor a sus alumnos los retenga sin subirles de grado porque cree que eso es lo correcto. Pues no, en Bujinkan eso no es lo correcto. Nos guste o no nos guste. Siempre he dicho que el grado no sirve para nada, y SEnsei así lo demuestra siempre con su actitud al respecto. Pero entonces si estamos de acuerdo en que no sirve para nada, debe ser igual de inservible para todos. Shodan en 3 o 4 años -de entreno duro, no de pertenenecia- y a partir de ahí 1 grado por año -de entreno duro-, es la media normal y “aceptable” en Bujinkan. Lo demás es querer rizar el rizo y además es ir contra los deseos de Sensei.

      Gambatte Kudasae!
      Dani Esteban

      pd: Deberíamos entrenar más y dejar de comernos tanto el coco con estos temas.

  2. La verdad es que ciertamente esta situación en definitiva viene por que Sensei la permite o la ha creado y nosotros la aceptamos o nos aprovechamos de ella. Punto. En cuanto a los “tiempos” para cada grado creo que la libertadad y criterio de cada instructor ha de respetarse sea cual fuere el mismo, hay quien otorgaga en 3 años, en 3 meses o en 6 años, es algo para lo que está facultado un instructor, para asignar los “tiempos” y como bien se comenta tiempos reales y no sólo presenciales. Por otra parte “Shodan en 3 o 4 años -de entreno duro, no de pertenenecia- y a partir de ahí 1 grado por año -de entreno duro-, es la media normal y “aceptable” en Bujinkan”, que sea algo aceptado no quiere decir que sea correcto u obligatorio, sólo es la medida que se ha establecido por conveniencia general. En cuanto al comentario de “el grado no sirve para nada” no servirá pero todo el mundo bien que lo usa o utiliza y lo hace notar y sobre todo lo hace notar a los demas “que estan grados por detras” del grado que él tiene. comparto que el grado son los años reales de entrenamiento y trabajo duro pero seamos sinceros eso no se valora salvo contadas excepciones.

    En fin mi texto lamentablemente hablaba de otros temas y no de “el grado” , hablaba de responsabilidades y de actitudes pasivas o activas, de “amiguismos”, negocio y otros elementos como el texto ampliamente difundido de Mark en Facebook y del que he recogido algunos fragmentos para mi propio texto, señalan. Personalmente llevo entrenando 28 años, todos los días, lo he dado todo por esta actividad, por mi Sensei y no acepto que se me diga que debo entrenar “mas” y dejar de pensar o reflexionar sobre este u otro tema. Seguiré reflexionando sobre aquellos temas o asuntos que me interesen o preocupen en mi blog, libre es cada cual de entrar en el blog o no. Evidentemente seguiré entrenando porque muchas respuestas y nuevas preguntas nacen del entrenamiento pero también nacen del pensamiento o la reflexión.

    Elias Canal

    • Hola Elías !
      Tienes razón en que cada instructor es libre para determinar el tiempo necesario para cada grado y que no hay ninguna obligación, pero no me negarás que lo de 6 años o 10 años para un Shodan es algo que no tiene ni pies ni cabeza. Palabras textuales de Hatsumi Sensei: los requisitos para ser Shodan son conocer correctamente la Kihon Happo y el Sanshin no Kata y tener un buen taijutsu (a nivel de kaiten, ukemi, aruki, etc…).
      10 años para ello?

      Quien “utiliza” sus grados y los “hace notar” para según que cosas no me merece ningún respeto.

      En cuanto al tema de responsabilidades, actitudes, negocio, etc, ya sabes querido Elías mi opinión de siempre , que coincide casi siempre al milímetro con la tuya. ;>)

      Y obviamente no era para tí ni para nadie en especial y sí para todos, mi postdata de “Deberíamos entrenar más y dejar de comernos tanto el coco con estos temas.” sino que es simplemente una reflexión interior , exteriorizada aquí, ya que veo cada día que hay mucha gente en general en la Bujinkan que se preocupa mucho más por los politiqueos, los chismorreos, los grados, el que pasará mañana, bla bla bla…. que por darlo todo en el dojo y en cada entreno y en su formación como Budokas.

      Elías, estimado buyu, sigue con tus reflexiones y sacando a la luz tus opiniones siempre que lo desees, que allí estaré yo para disfrutar de ello. Por mi parte seguiré haciendo lo mismo también. ;>)

      Un fuerte abrazo
      Dani Esteban -Kôryu-

  3. Encantado de leeros. Sé que mi experiencia es mínima en comparación a la vuestra, y seguramente no os diré nada que no sepáis, pero me gustaría dejaros mi reflexión sobre el tema.

    Creo que el tiempo es una mala medida, al fin y al cabo es relativo :P, para marcar los grados de un alumno. Lo correcto, cesde mi humilde punto de vista, es valorar los pases de grado en base a los conocimientos, que, realmente, es lo que hacen todos los instructores. El “problema” viene al no existir un programa de grados estandarizado, y entrecomillo “problema” porque, realmente, conlleva unas ventajas y unas desventajas. Y una de estas desventajas es que, a mismo grado, existe gente de muy diferente nivel.

    No es muy agradable la situación, al menos para mí no lo es. Pero es lo que hay.

    Por último, apuntar que al entrenar fuera sólo los nuevos me han preguntado qué grado tenía, algún grado bajo me ha preguntado cuánto tiempo llevaba entrenando, y los grados altos suelen preguntar con quién entreno. Creo que ahí también se puede observar una evolución de perspectiva.

    Un saludo.

  4. Alberto agradezco tu reflexión. Como no indicas mas sobre ti te comentaré simplemente que nadie habla del tiempo como única medida, por lo menos no he leído nada al respecto en mi texto ni en los comentarios. Si es cierto que no se los demás, pero yo no me considero un instructor perfecto e infalible, por lo que puedo cometer errores o simplemente tener limitaciones, por ello siempre he creído que el tiempo ayuda a suplir, a través del entrenamiento, parte de mis carencias o errores. Creo que el tiempo va unido al conocimiento (aplicaremos el dicho popular “mas sabe el diablo por viejo (tiempo) que por diablo”) así mismo va unido a la implicación con la actividad, al compromiso del practicante, así como a otros parámetros que cada instructor fija o a los que da mayor importancia. En cuanto al “problema” de no existir un programa de grados estandarizado, creo que también ahí enfocas mal las cosas pues ya hace mucho tiempo que se conocen unos “mínimos” necesarios para los grados otra cosa es que a causa de la libertad existente otorgada por el Sensei a cada instructor, estos decidan en función de su responsabilidad individual con sus alumnos, solicitar un mayor volumen de conocimientos o no. Por ultimo si consideras evolución que la gente pase de preguntarte el grado, a cuanto entrenas a con quien entrenas…. te diré que Nagato Shihan me hizo esas preguntas, todas ellas, seguidas, por lo que no creo que preguntar una u otra cosa indique una mayor evolución de perspectiva, sino distintos intereses personales respecto a la información.

  5. Quizá por querer resumir tanto no se me haya entendido bien: tampoco yo hablo del tiempo como única medida, sino como uno de los condicionantes.

    En cuanto al programa de grados sigo pensando lo mismo, sí que hay unos mínimos supuestos, pero nada concreto y estandarizado (al menos yo no lo conozco) y, como dices, al final es cada instructor el que pide más o menos conocimientos, lo que conlleva esas diferencias de nivel dentro del mismo grado.

    Lo de las preguntas… seguramente tienes razón y no se trate de ninguna evolución, sino de pura coincidencia de unas experiencias muy concretas… a veces vemos patrones donde no los hay. 😀

    Un saludo y un placer.
    🙂

  6. El bujutsu es una disciplina de guerra, orientada a la propia superviviencia y a la destrucción del enemigo. Cuando en las artes marciales se introducen elementos distorsionadores de esta innegable realidad histórica, el resultado puede ser sublime, como en el caso de algunos dojos de aikido, o patético, como en el caso de algunos dojos de aikido.
    Si el soke, los shihan, shidoshi, etc pierden de vista que esto es un arte de guerra y para la guerra, el único criterio común de referencia son los grados.

    Visto desde fuera, y con todos los respetos, quizás los miembros de Bujinkan deben empezar a plantearse seriamente la evolución futura: ¿Bujutsu o new age budo?

    Algunos (por ejemplo, los del lado oscuro) han intentado llevar el entrenamiento en esa dirección, y han desarrollado un trabajo que otros koryu podrían respetar. Su error es que ésa no es la voluntad del soke, y por tanto su visión no puede triunfar. Aunque tampoco creo que busquen el triunfo fuera de los límites de sus propios dojos…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s