VIAJAR A JAPÓN: UNA REFLEXIÓN EN DOS TIEMPOS

Este texto, esta reflexión sobre el concepto del viaje a Japón, fue escrito meses antes de mi último viaje a tierras japonesas. Por una razón u otra no lo publiqué. Leyéndolo ahora transcurrido más de un año desde que lo redacté y desde que viajé a Japón creo que me reafirmo en los comentarios vertidos en este texto. Por increíble que parezca mis impresiones antes y después del viaje no han cambiado en absoluto o al menos así lo siento yo. Por eso con más de un año de retraso lo publico. Puede que algunos puntos del texto tengan conexión con otros textos míos más recientes, pero a fin de cuentas mis reflexiones al respecto poco o nada han variado y si los hicieron fue a peor. Como siempre digo en estos casos nunca procuro personalizar comentario alguno (si alguien se siente aludido, lo lamento, puedo asegurarle que no pensaba en él cuando lo escribí seas quien seas…..). He llegado a una conclusión con el tiempo: No puedes quedar bien con todo el mundo. Aunque lo desees de corazón es imposible salvo que seas un completo cínico y por lo tanto te dediques únicamente a “regalarle” los oídos a unos y a otros. He comprendido que tengo mis opiniones y que gustaran a algunos y disgustaran a otros. Posiblemente a la mayoría les deje indiferente mis planteamientos, igual da, simplemente las lanzo al aire simbólicamente a través de este blog y sólo deseo que sirvan para algo positivo, a mi personalmente me sirven para liberar mi mente y mi corazón e intentar compartir lo poco o mucho que pueda humildemente ofrecer.

Es una cosa curiosa el fenómeno que desde que el Sôke decidió dejar de impartir Tai Kai por el mundo viene ocurriendo. Ese fenómeno se llama Japón. Desde siempre la ilusión de cualquier practicante de Bujinkan Budô y en especial de aquellos que son instructores es viajar a Japón, como el Sôke dice “aunque sólo sea una vez en la vida”. No le falta razón pues es posiblemente el país más fascinante y lleno de contrastes que uno pueda imaginar, lleno de una belleza y una armonía que lamentablemente muchos occidentales no saben apreciar. Para quienes viajan hasta allí, sin duda motivados por el ansia de aprender en la fuente del Bujinkan Budô, es una experiencia única e irrepetible cada vez. Sin embargo con los años y sobre todo después del 2003, parece que lo que antes era un viaje, casi una peregrinación al origen de nuestro arte, una búsqueda de la esencia y en cierto modo un pequeño / gran viaje interior, se ha convertido en algo muy distinto, al menos tal como yo lo viví.

Antes de seguir me gustaría remontarme a los años 80 cuando los primeros españoles fueron a Japón. Corrían los años 1987, 1988 y 1989. Las condiciones del viaje y la estancia en Japón eran muy distintas a las que hay ahora. El Sôke no impartía clases en el Budokan y no existía el Bujinden así que Sensei pasaba por los Dôjô de sus principales alumnos e impartía clases en ellos de una manera más o menos frecuente. Los que en aquella época viajaron a Japón vivieron una experiencia gran vital, básica en los elementos pero enormemente intensa en el entrenamiento, en el conocimiento. Hoy día los viajes son más cómodos pues el alojamiento es más variado pudiendo optar por Ryokan de precios de lo más diverso hasta hoteles de gran comodidad y cierto lujo en la propia ciudad de Noda e incluso gracias a la estupenda red de metro y ferrocarril alojarse en el mismo Tokyo sin mayor problema. Hoy día el Sôke dispone del Bujinden, donde en un principio impartía clases casi diariamente sólo él y en donde ahora imparte clases dos veces por semana siendo los Shihan japoneses los que ahora dan clases a diario en sesiones de mañana y tarde. Incluso el Sôke imparte clases en el Budokan, en Tokyo, ahora una vez por semana antes alguna mas. Todo esto es algo que todo el mundo sabe pero que recalco como ejemplo de cómo las cosas han cambiado.

¿Porque mi interés por el cambio de las cosas?, se preguntará alguna persona…. Pues bien, es sencillo, porque creo que estos cambios poco a poco van desvirtuando lo que antes era toda una experiencia vital. Uno de mis miedos a la hora de volver a Japón es el efecto “desilusión”, que las cosas no van a ser ni por asomo lo que fueron años atrás. Es lógico que todo cambie, mute o evolucione, haciendo de cada ocasión un momento único e irrepetible, pero a veces ese cambio no es a mejor tal vez es a peor. Veo con desanimo a demasiada gente viajando a Japón en busca del “reconocimiento” y no del “conocimiento”. Ahora la gente, antes siquiera de viajar a Japón te dice: “cuando vulva ya tendré el 15º dan y si eso podremos organizar algún curso u actividad en tu Dôjô” y eso lo dicen sin tan siquiera saber si se les va a conceder grado alguno. Es tal la seguridad que tienen en la formula: viaje a Japón = un grado mas, que verdaderamente me da pavor. Digo que me da pavor por no decir que me da pena, pena de que no hayan descubierto que, conocimiento = años de practica y no a grados. Pero bueno si se sienten mejor así, no voy a ser yo quien les quite la venda que ellos mismos se han puesto en los ojos o los tapones que se han colocado en los oídos. Algunos ya viajan simplemente porque van sumando viajes como si fueran puntos. “Llevo 24 viajes a Japón, pues yo llevo 28 viajes, pues yo 2 mas que vosotros…”. Así se comporta alguna gente cuando citan ufanos los viajes que han realizado como si fueran grados. No, sus viajes son el resultado de sus economías y de su capacidad para anteponer a otras cosas posiblemente más importantes, viajar a Japón. En 2003 poco antes de fallecer mi padre el Sôke me escribió una carta en la cual me decía “Japón no ha de ser una prioridad en la vida de nadie mientras existan prioridades familiares o personales, Japón es una prioridad cuando en tu vida todo está en orden”. Yo no entiendo a quien se endeuda cada año un poco más para poder viajar a Japón, como no entiendo a aquellos que lo hacen para poder decir “yo he estado allí y el Sôke me enseñó….” Como si le hubieran enseñado algo místico e incomprensible de gran valor y que no esta dispuesto a compartir con los demás, pues lo demás no estamos a su altura técnica o moral para comprender esos retazos de sabiduría (hagan memoria señores que alguno ya publicó en su día comentarios así de penosos).

Ahora Japón son clases mañana y tarde, con los distintos Shihan japoneses amen de las clases a las que quiera uno acudir de los instructores occidentales que estén en ese momento en Japón. Sôke enseña de una manera masificada pues en sus clases no se baja normalmente de los 50 practicantes. Muchas clases con el Sôke son la oportunidad de solicitarle una caligrafía o un dibujo (que coste, no es una critica, que me voy a poner el primero o ultimo de la cola para solicitarle una). Mucha gente aprovecha su estancia en Japón para concertar seminarios para su ciudad o Dôjô o es solicitado para impartirlos en otros lugares. Pero la pregunta es, ¿que queda de lo original?, de la necesidad de conocimiento. Hoy día ir a Japón es un acto para “estar en la onda”, si no viajas a Japón no puedes estar con la elite… lamentablemente los derroteros de mi vida me han impedido viajar a Japón tanto como yo hubiera querido pero no he dejado de aprender y de evolucionar ni un solo día (sin duda una parte de mi evolución es fruto de aquellos que si han podido viajar a Japón y han tenido la generosidad de compartir su experiencia y conocimiento con los demás.). Así que Japón solamente puede ser ya una fuente para percibir o sentir la extraordinaria fuerza vital del Sôke, porque para otras cosas la verdad… ya no… menos a quien le guste el turismo y disfrute visitando templos y lugares tradicionales y zambulléndose en su cultura ancestral. Hoy día Sôke se centra en un grupo muy restringido de 15º dan tanto japoneses como occidentales, cosa que por otro lado veo lógica pues ya tiene una edad en la que tiene que rentabilizar cada minuto, aun así muchas veces saca tiempo para tener detalles con quien menos se lo espera. Los demás aprendemos de ese grupo de instructores que tiene el privilegio de tener un contacto directo y más continuado con el Sôke. Es ley de vida y la verdad es que no me parece mal. Ahora en cada país hay instructores que pertenecen a ese pequeño grupo con lo que la oportunidad de aprender está al alcance de todos, siempre que ellos sean lo suficientemente honestos y generosos a la hora de enseñar y de compartir las enseñanzas recibidas.

Este texto creo que es ante todo una reflexión sobre la importancia real y la importancia que se le pretende dar a viajar a Japón. Simplemente desde mi punto de vista, que pueden compartir o no… igual va a dar. Pero por encima de todo es un texto de y desde el respeto a lo que Japón y sobre todo el Sôke significan.

Anuncios

2 pensamientos en “VIAJAR A JAPÓN: UNA REFLEXIÓN EN DOS TIEMPOS

  1. No has podido dar más en la llaga, Elías, en mis años de entrenamiento me han desilusionado tantas personas y he visto tanto “contrabando de grados” que un par de veces estuve a punto de decir que yo no entrenaba bujinkan por vergüenza ajena, incluso he discutido seriamente con mi maestro por no comprender la manera en que se dan los grados “sin ganárselo”. Veo llevar grados como si fuera el cinturón de boxeo de campeón de algo. Veo alumnos, tras muchos años, abandonar a su maestro por poder. Según lo que hablo con muchos, pocos buscan ya en Japón kihon happo (por ejemplo) sólo conocer la “técnica q no sabe nadie” ¡qué risa! Mi aplauso para aquellos que imparten clase sacrificando su vida, por pura pasión, y no se forran con ello y prefieren continuar desde las sombras del anonimato.
    Un abrazo fuerte.
    Javier P. Arlandi

  2. Tienes toda la razón en todo lo que dices, pero al final me motiva el volver a Japón la recompensa de ver al Sôke y disfrutar de sus enseñanzas.
    Un abrazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s