LOS VIEJOS TIEMPOS…

Durante el ultimo día del todavía reciente, al menos en mi memoria, Daikomyosai, el Sensei habló y sobre todo hizo hablar a otros sobre “los viejos tiempos….”. Algunos Shihan occidentales contaron anécdotas acaecidas durante sus entrenamientos con el Sôke así como de experiencias propias. Aun más impactante fueron algunas de las variadas anécdotas que compartieron con todos nosotros los Shihan japoneses. Todas ellas versaban sobre el contraste entre la forma de entrenar antigua y la actual. No creo que se pretendiera descalificar aquellas prácticas, más bien dejar patente que el Budô del Sôke evoluciona, esta vivo y que anclarse en el pasado es fútil.

Este pensamiento ha venido estos días a mi mente, porque durante los últimos 2 o 3 años, al menos en mi Dôjô, han ido apareciendo personas que en su día, hace ya muchos años, practicaron Ninjutsu. Muchos de ellos dejaron la práctica cuando sus instructores abandonaron la misma o por causas propias de la vida (cambio de residencia, trabajo, familia, salud…). El caso es que ahora regresan y pretenden hacerlo… como si los 15 o 18 años pasados no hubiesen transcurrido. Algunos sinceros en sus intenciones sólo buscan el conocimiento pero se sorprenden y quedan desorientados cuando ven la evolución del Budô del Sôke. Ellos buscan “lo antiguo” aquello que los ilusionó de jóvenes en muchos casos y pretenden encontrarlo de nuevo, pero ni somos tan jóvenes ni somos ya tan inocentes. En los años 80 con cuatro cosas nos bastaba y lo que no sabíamos lo absorbíamos de cualquier otros sitio, era lógico la falta de información veraz, seria y contrastada era algo evidente, palpable y muchos de los primeros instructores de Ninjutsu eran grados altos en otros artes o sistemas con el fin de paliar las carencias de aquel incipiente Ninjutsu. Pero han pasado los años, más de 26 años, ya no se puede estar con esa mentalidad, ahora la información existe clara, veraz, contrastada e incluso directa del propio Sensei, del Sôke. Hay instructores competentes en todos los países, se imparten cientos de cursos al año por todo el mundo, se editan libros, Dvd, revistas, etc. Internet también a su manera contribuye a la información (cuidado, no quiero decir que todo lo que Internet contiene sea real o cierto pero es una herramienta mas, que correctamente utilizada puede ayudar y mucho a la comunicación entre las personas y los grupos o Dôjô de todo el mundo) Ya no hay lugar, si se quiere claro, para el fraude o el Ninjutsu fraudulento, gracias a la labor de acreditaciones que el Sôke ha establecido, todo practicante y todo instructor debe estar correctamente acreditado cada año con lo que es fácil descubrir cualquier tipo de fraude o impostura. Ya no hay lugar para la “ignorancia” sobre el estado actual del Ninjutsu en particular y del Budô del Sôke en general, nadie puede decir aquello de “no sabia que se enseñaba Ninjutsu aquí….” Internet eliminó esa excusa. Existe una comunidad global de Buyu que por afinidad en unos casos, necesidad o logística en otros o intereses varios, se agrupan y trabajan por una evolución seria de las enseñanzas del Sôke. Por todo ello estas  personas, respetables por otro lado, que surgen del olvido  de la memoria, del pasado, han de evolucionar y adaptarse al momento presente o de lo contrario no podrán crecer dentro del Budô. Seguirán irremediablemente anclados en un pasado nostálgico, sin duda, pero pasado a fin de cuentas.

Nota: No he querido personalizar en este texto para evitar suspicacias por parte de aquellos que sacan punta a cualquier lápiz que pueda sacarle un ojo al compañero. Pero no puedo que por menos recordar en estas líneas a quien fue mi primer instructor, Ruy de Mendoza, descanse en paz, y al que fue mi segundo instructor pero en muchos aspectos el primero, José Carlos López Manso (Jesús y sobre todo Pedro, no sois pasado, aun sois presente). Ellos son mi nostalgia, mi pasado, del que me siento orgulloso, sin ese pasado no existiría este presente y no tendría la posibilidad de un futuro….en el Budô de mi Sensei, el Sôke Masaaki Hatsumi.

Anuncios

Un pensamiento en “LOS VIEJOS TIEMPOS…

  1. Un arte vivo, lleno de gente viva. Hace unos dias me preguntaba mi chica si no me cansaba del budo, si no me aburria. Y lo unico que pude responderle entonces fue que no. Como todo, la atención te cambia por rachas con tus aficiones, pero esto no es una afición, es una manera de vivir el dia a dia, es un estudio, una carrera, en definitiva un Dô. ¿no? Al menos es como yo lo siento, es el camino que he decidido seguir. Es el lenguaje con el que he decidido desarrollarme como ser humano.
    Cuando “devoro” el antiguo material que consigo, lo que más me llama la atención es encontrar esas diferencias entre el antiguo entrenamiento y el nuevo, y creeme que no veo punto de inflexión, si no evolución natural. Como si fuera logico el camino recorrido.

    Bueno, divago, como siempre

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s