UKEMI

Durante mi reciente viaje a Japón he tenido la oportunidad de charlar con Duncan a cerca de sus artículos o textos de su blog y del interés que, al menos por mi parte, siempre han desperado en mí. Por ello le solicité permiso expreso para traducir al castellano y publicar aquellos más relevantes o de mayor interés para la comunidad de la Bujinkan, permiso que concedió, no sin quitarle importancia a su trabajo y aconsejándonos leer los blog de otros compañeros. Duncan es alumno de Nagato Shihan así como de Noguichi Shihan, Someya Shihan y evidentemente del Sôke.  Ha recibido la medalla de oro de la Bujinkan por su trabajo en el enbu de Fuse Benten. Su trabajo es impecable y su taihenjutsu en especial su ukemi es perfecto, como pudimos ver en este último Daikomyosai. Os dejo con este interesante texto precisamente sobre el ukemi, espero que lo disfrutéis.

No se puede desestimar la importancia del ukemi. Sin el estudio y la práctica del ukemi durante un largo periodo de tiempo, no serás capaz de soportar largos periodos de entrenamiento. El ukemi tiene muchas sutilezas. No se trata sólo de rodar, sino de absorber ataques de todas las situaciones físicas y también de las dimensiones psicológica y espiritual. Clasificar el ukemi es muy difícil. Ukemi es kyojutsu. Es artes marciales.

¿Por qué es que el entrenamiento físico de la mayoría de las ryûha y también del Bujinkan TenChiJin comienzan con ukemi y gaeshi waza? Aquellos que niegan o no creen que el entrenamiento del ukemi sea importante, los insto a reconsiderar ese pensamiento.

El concepto del verdadero ukemi es permanecer equilibrado o en equilibrio y alerta en todo momento. Al hacer ukemi, la gente cree que es porque uno ha perdido su equilibrio. Error. Si pierdes tu equilibrio aún entonces mantienes el balance. Es la dimensión física la que se ve desequilibrada. Hay muchos aspectos y niveles de ukemi. Es un área de estudio no restringido al tiempo o la forma. El ukemi está presente en todos los aspectos de la vida, tanto físicos como espirituales. Este texto da algunos indicios de algunos niveles. El resto tienes que descubrirlo por ti mismo.

Uno puede ver el ukemi en un hombre prehistórico que encendía un fuego para protegerse de los depredadores. Las mujeres cruzan sus piernas y se cruzan de brazos ante la presencia de hombres que no conocen. Y muchas casas en el mundo donde se cierran las puertas y ventanas para evitar visitantes no deseados. ¿No es esto también ukemi?

Takamatsu Osensei al parecer estaba viendo al Sôke hacer ukemi y le dijo que estaba mejorando. Más tarde dijo que debido a que estaba mejorando su ukemi estaba empezando a entender las artes marciales.

Entonces, si no se entiende el ukemi, no serás capaz de vislumbrar verdaderamente el Budô. Takamatsu Osensei recibía un entrenamiento muy duro al principio en el Dôjô de Toda Sensei. Durante un año fue lanzado en todas direcciones y golpeado por los estudiantes avanzados del Dôjô hasta que pudo realizar ukemi en cualquier situación. Sólo cuando ganó esta habilidad se le comenzó a instruir en el waza.

No hace falta decir que los Ninja fueron reconocidos por su avanzado nivel de ukemi. Se puede leer que se movían por el aire y los árboles como monos y que eran tan ágiles como los gatos. De todos modos, hay que hacer hincapié en una cosa, y es que el ukemi no se trata sólo de la ejecución de acrobacias. El verdadero ukemi es entender el kukan. Si uno hace ukemi sólo por hacer show, esto abrirá suki o puntos débiles. Ukemi son movimientos de cambio del cuerpo (taihenjutsu) ejecutados de manera natural para proteger la propia vida. Es importante distinguir estos detalles.

Debemos entonces aprender a vislumbrar la esencia del “ukemi que preserva la vida” versus el ukemi que se hace sólo porque es vistoso. Si vemos a Yabunaka san cuando hace de uke para el Sôke, podemos ver ukemi real. Yabunaka san no intenta hacer ukemi. Se ve forzado a hacerlo. Una gran diferencia. Finalmente el ukemi existe para proteger la vida. Las formas que se enseñan en TenChiJin son guías que nos enseñan las distintas posiciones en que nuestro cuerpo se puede encontrar durante el entrenamiento. Depende de nosotros practicar o perseverar con esos movimientos hasta que se vuelvan algo natural. Cuando llegamos a este nivel de entrenamiento, entonces hemos descartado la forma rígida de manera natural. Nuestra consciencia está ahora en un plano diferente.

La transición de la forma hacia la no-forma es una evolución natural. Sólo después de entrenar las formas puedes experimentar el proceso de “deshacerse” de ellas. Si no tienes ninguna forma o entrenamiento básico de kihon desde el principio, no hay manera de que puedas llegar a entenderlo. Tu no-forma estará basada en la forma. Entonces, no habrá sustancia. La no-forma adquirida a través de la forma expresará la verdadera habilidad con una estructura sólida ahora transparente e invisible.

Desde este punto somos capaces de percibir las cosas más claras en el momento en que rotamos nuestro momento hacia una forma diferente para mantener el balance. En este momento podemos percibir y buscar un contraataque, ya sea proyectando a alguien, usando un arma o dirigiendo nuestro cuerpo hacia una ruta de escape. Ya no tenemos que “pensar” en cómo debería caer nuestro cuerpo, porque el cuerpo lo sabe. Ya no sentimos la preocupación de lastimarnos al rodar o caer. Sólo estamos preocupados por sobrevivir.

Tenemos que entender que hacer ukemi de forma natural también puede lastimarnos. No hay garantías.

Un vez Sôke dijo:” Mucha gente tiene una idea errónea del ukemi. No creas que el ukemi sea algo seguro. Muchas veces es algo muy peligroso. Puedes caer sobre vidrio o sobre una rama y hacerte mucho daño. Ha habido ocasiones en que la gente ha hecho ukemi para salvarse de un ataque, sólo para matarse en el proceso. Debes estar alerta a tu entorno siempre.”

Las últimas formas de ukemi y kaiten que se aprenden terminan con el concepto de hacerlas “sin manos”. En japonés, esto se refiere al Mu kaiten. El kanji Mu también se usa en Mushin como “no mente”. Rodar en el kukan libre del pensamiento es de hecho mantener el balance. El concepto de eliminar el uso de las manos también se refiere a ser libre y sin restricciones en la propia vida. Al nivel del ukemi sin manos, el exponente del Budô puede entender y sentir mejor el espacio y aplicar el uso de armas. Esto es un proceso gradual de aprendizaje. Como he dicho en otras ocasiones, no hay atajos para aprender estos secretos.

Los secretos del ukemi se adquieren a través de un entrenamiento sincero y siendo capaz de “arrojar” el ego sin intentar cogerlo nuevamente. Para entender el ukemi, uno debe desprenderse del ego. Si no puedes hacer esto nunca podrás entender el ukemi y por tanto el Budô. También, al apegarse al ego, tu cuerpo lo sigue y se vuelve rígido. La incapacidad de cambiar o moldearse con el entorno es un impedimento y también algo muy peligroso.

Creo que los mejores exponentes del ukemi son los bebés. En un ejemplo extremo, a veces oímos (gracias a Dios) de un bebé que cayó de una gran altura y salió ileso. Los bebés no conocen el miedo. El miedo es algo que nos enseñan los padres. Como resultado, los bebés están relajados y son ágiles, más aún porque sus huesos son suaves y aún están creciendo. Con frecuencia los  bebés se caen, pero para nuestra sorpresa rebotan (literalmente) con una sonrisa en la cara. Creo que hay algunos secretos del arte del ukemi oculto en el reino de los niños. Por lo tanto, tenemos mucho que aprender de los niños.

Tienes que enamorarte del ukemi. A partir de ahí, no tendrás miedo de enamorarte o, lo que es lo mismo,  “caer” en las redes del amor, porque sabes que siempre terminarás sobre tus dos pies nuevamente. Usando esta analogía podemos decir que el ukemi es una vía para entender la vida y sus desafíos. Pero como todo en la vida, no hay absolutos. Mientras escribo sobre el ukemi, me doy cuenta incluso con mi escasa sabiduría basada en la experiencia, que esto no puede expresarse fácilmente con palabras. De hecho no he hecho más que rozar apenas la superficie del ukemi. El ukemi es un arte en sí mismo. Creo que las palabras de Nagato Sensei lo expresan bien.

“Si todo lo que hicieses durante tu carrera marcial fuera ser uke, y sobrevivieras, ¡entonces habrías triunfado como artista marcial!”

Para terminar, me gusta considerar el ukemi como un aspecto del fudôshin. Piensa en esto junto con las palabras anteriores de Nagato Sensei.

Tal vez te consideres como una “piedra rodante”.

Duncan Stewart.

Traducido por Diego Navea Pérez, Bujinkan Asturias.

Anuncios

3 pensamientos en “UKEMI

  1. Pocos son los pasos dados, pero cada dia se me hace más claro el que de la dualidad del tori/uke, no sale nada del uno sin el otro. Sinceridad, un uke sincero, vacio cada vez, cada tecnica…

    Tan dificil… Tanta gente…

    Saludos!

    (Por cierto, me he encontrado con un libro curioso sobre las armas y tecnicas de los samurai entre el s xii y el xviii, creo que muy divulgativo, pero lo abri y vi una referencia a la escuela kukishin ryu asi que sali corriendo a la caja a pagarlo. no me hago muchas ilusiones…)

  2. Muy cierta tu valoración Alvar, pero hay que perseverar para encontrar gente con quien trabajar correctamente la dualidad Tori/Uke. Es algo ven lo que yo siempre insisto, en el trabajo correcto de uke y tori en el entranamiento, no se juega, se entrena, se vive cada situación como real, asumiendo consecuencias….
    (por cierto si el ibro está bien ya me daras titulo, autor y ISBN)

  3. Bueno, despues de unos cuantos dias de no tener ni un segundo de descanso (la navidad y el comercio…) puedo ponerme al teclado.

    La ficha del libro:
    Armas y tecnicas belicas del samurai
    Thomas D. Conlan
    ed. Libsa
    isbn: 978 84 662 1939 6

    No lo he terminado aun, pero aparentemente no es tan malo como crei en un primer momento. Las fotografias y las reproducciones de los grabados merecen la pena, y teniendo en cuenta lo baja que es la calidad de los libros de estos señores… pues me sorprende.

    Pertenece a una colección que analiza la tactica militar desde la antigüedad hasta ahora. Creo que le echaré un vistazo a la coleccion entera.

    Un abrazo desde la ciudad del ruido y el incivismo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s