EVITAR, PREVEER Y PREVENIR

En una situación, en este caso de agresión con un cuchillo, habrá cosas que vamos a poder evitar mediante la técnica y la táctica del Budô de Hatsumi Sensei, pero otras son inevitables. Es así de duro pero también así de claro, no todo se puede evitar en la vida. Un pequeño ejemplo lo tenemos cuando pretendemos cruzar un parque mal iluminado o con fama de ocurrir en su interior actos delictivos o de violencia, por querer acortar distancias y tiempo en nuestro recorrido. Simplemente sacrificando unos minutos más en nuestro recorrido al realizar un pequeño rodeo y elegir una calle mejor iluminada y más transitada, estamos evitando una más que probable agresión. Nos encontraremos que antes incluso de plantearnos evitar una acción o no (plano de respuesta física), podemos prever determinadas situaciones o escenarios en función de una serie de parámetros. Pero lamentablemente de nuevo surge el lado opuesto de las cosas: habrá cosas que no hayamos sido capaces de prever o que no podían ser previstas, así de duro, así de claro. Un ejemplo de esto podríamos tenerlo en una noche cualquiera cuando salimos a tomar unas copas con los amigos, tenemos previsto volver de madrugada a casa y hacerlo en taxi para mayor seguridad. Pero lamentablemente esa noche hay escasez de taxi o se han puesto en huelga. Son factores que no son tan fácilmente previsibles. Por último hay muchas situaciones que se pueden prevenir con unos protocolos de actuación adecuados, con unas pautas de comportamiento y de entrenamiento psicológico (táctico). Lamentablemente también en este caso habrá cosas y situaciones que no podamos prevenir por factores que se escaparan seguramente a nuestro control, así de duro, así de claro. Un ejemplo de ello lo tenemos cuando al llegar al portal de nuestra casa vemos que la luz del mismo no funciona. No podemos evitar tener que entrar en nuestra casa a oscuras, pues no habremos previsto, como por otra parte hasta cierto punto es lógico, esa contingencia, dando lugar a un factor de riesgo que dicha falta de luz sea intencionada, es decir provocada por un agresor que al amparo de la oscuridad pretenda algún acto delictivo de cualquier índole.

Entonces la pregunta es: si no podemos evitar todas las acciones, prever todas las situaciones y prevenir todas las contingencias, ¿cómo podemos realmente defendernos de una agresión con cuchillo? Primeramente y siempre siendo sinceros y lógicos al 100%, no siempre se puede, y quien diga lo contrario es un mentiroso. Es realmente muy difícil hacer frente a determinados escenarios, agresores y diseños de armas, así de claro lo digo y cualquier sistema que ofrezca la solución para todas las acciones o situaciones desde ya digo claramente que miente a sus alumnos. Otra cosa sin embargo es el concepto de “sobrevivir” a una agresión con cuchillo. Ese es otro tema muy distinto. Cuando enfocamos una acción en términos de vencedor y vencido, ganador y perdedor, etc. Estamos enfocando las cosas no sólo desde una perspectiva errónea sino mortal. Esa perspectiva es de índole deportiva y en el campo o terreno de lo deportivo ha de quedarse. La supervivencia incide en el concepto de vivir o morir, más aún en el concepto de vivir para pelear otro día, o huir para llegar vivo a casa. No se trata de ganar al otro (el agresor) sino de que simple y llanamente no nos mate y sólo eso ya es toda una ardua tarea sin necesidad de tener que pensar en otras consideraciones mas banales.

Cuando hablamos de supervivencia tenemos que hablar de hacer TODO lo necesario para sobrevivir, eso a veces no será muy ético o moralmente podrá ser discutible y escatológicamente mal mirado y no digamos jurídicamente discutible, pero si no somos capaces de  cualquier cosa por sobrevivir para ver amanecer otro día, lo lamento pero esa actitud lleva generalmente al cementerio.

Un ultimo comentario al respecto de evitar, preveer y prevenir, hay algo que debe quedar claro, si alguien pretende firmemente arrebatarte la vida lo va a conseguir. Por mucho que evitemos los lugares potencialmente peligrosos, logrará atacarnos pues elegirá uno que nos sea más cómodo, seguro o familiar. Por mucho que preveamos contingencias o prevengamos situaciones, el agresor se las va a apañar para colocarnos en la peor, para nosotros, y mejor para él, situación de agresión posible. Por ello es tan importante el párrafo anterior pues nuestra supervivencia estará en función de nuestra habilidad, coraje y capacidad (Sainô, Tamashii, Utsuwa) para sobrevivir a cualquier precio, es nuestra vida al fin y al cabo lo que esta en la balanza. Meditemos un poco sobre ello.

Elias Canal, Bujinkan Asturias

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s