APRENDER UN WAZA: EL PROCESO CORRECTO

La realidad es que cuando aprendemos o mejor dicho entrenamos un waza (técnica) cualquiera, hay lo que podríamos llamar un proceso para asimilar no sólo los fundamentos físicos o tácticos e incluso emocionales, sino la esencia (gokui) del waza. Un waza de manera aislada entrenado en forma de Kihon (básico o de base) sirve para una o dos situaciones muy concretas, esto nos obligaría a conocer o tener memorizados miles de waza para cubrir las miles de posibilidades de un combate real (que es lo que algunos sueñan con hacer). Por lo tanto se hace necesaria una comprensión global y profunda del waza que nos permita usar todo o parte del mismo en multitud de situaciones distintas, convirtiendo un waza en algo dinámico y adaptable al entorno y a los avatares siempre cambiantes de un combate.

Por lo tanto aprender un waza es algo más complejo que simplemente repetir y memorizar unos movimientos. Practicamos cada waza con el objetivo de descubrir y aprender sus entresijos tales como: su gokui, sus kotsu (mañas o elementos  importantes) su Ritsudo y maai (ritmo o flujo en el movimiento, espacio o distancia y armonización con el movimiento del contrario, tanto físicamente como mental y emocionalmente), etc., Por todo ello quedarnos en una practica de la base técnica únicamente es poco mas que inútil. Por el contrario tenemos que darle mucha importancia a la primera fase, kihon, pues en ella se asientan nunca mejor expresado las bases del waza, pero una vez comenzamos a comprender dichas bases debemos empezar a poder aplicar esas bases técnicas y tácticas a otras posibilidades, eso es Henka.

La palabra japonesa lo dice todo, variación, mutación, adaptación. Lo que comenzamos a entrenar son las variaciones físicas y mentales del waza, introduciendo variantes tales como numero de atacantes, armas, distancia, cambios en el ritmo, etc. Esto nos da una perspectiva mayor del alcance real de los CONCEPTOS intrínsecos del waza y nos acerca a una mayor comprensión del mismo en toda su extensión e importancia. Después del Henka viene  Gaeshi, los contra ataques.

Tenemos que pensar que todo waza puede ser neutralizado, dichas neutralizaciones se denominan gaeshi, que en japonés vienen a significar reverso, contra. Aquí experimentamos sobre todo con la mente del contrario ya que es él quien genera los gaeshi. Se hace imprescindible la práctica del gaeshi para una correcta comprensión del waza ya que nos muestra los puntos débiles físicos y tácticos que el waza tiene o que nosotros personalmente creamos al practicarlo. Aprender también a neutralizar un waza es indispensable para una eficaz auto protección integral. Por ultimo aprendemos Ôyô o lo que es lo mismo aplicaciones.

Este termino japonés hace referencia a utilizar en toda su capacidad algo. Por lo tanto aprendemos a utilizar al máximo de sus prestaciones o posibilidades cada waza viendo temas como aplicaciones a distintos tipos de profesionales (policía, escoltas, agentes de la seguridad privada, etc) armas actuales (armas de fuego, PR-24, defensa rígida, ASP, etc) volviendo al waza inicial aparentemente (nunca lo ha sido) arcaico y envuelto en la tradición, una forma de combate eficaz y moderna (siempre lo fue). En un último extremo podemos desarrollar el Shinken Gata, o lo que es lo mismo el sentimiento del combate real.

Se trata de practicar el Waza con un sentimiento y actitud de supervivencia plena, donde podamos ver los resultados serios de todo el proceso anteriormente expuesto. En este punto no hay que tener miedo de usar algún tipo de protección como armaduras o cascos para conseguir simultáneamente una practica real pero segura. Pero Shinken Gata no significa contacto real, sino sentimiento real. Esto quiere decir que debemos de aplicar la lógica a las circunstancias de una agresión y ser coherentes en todo momento con ese escenario. Si una agresión se neutraliza con dos movimientos nunca haremos tres, el Shinken Gata nos enseña a solventar o salvar una situación de la mejor manera posible. Repito no se trata de entrenar al limite físico del contacto sino al limite psicológico y emocional. 

 Por todo ello es evidente que aprender solamente el waza “a secas” de poco nos vale. Es necesario un proceso como el que he descrito para poder asimilar todo el potencial de cada waza. De todas formas este proceso se puede igualmente aplicar a otras facetas de nuestra vida con el fin de, como hicimos con el waza, sacar el mayor partido de toda situación y de todo momento de nuestras vidas.

Elias Canal, Bujinkan Shidôshi

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s