DAGA FAIRBAIRN & SYKES

PUÑAL: Un puñal es un arma blanca, similar al cuchillo, cuya hoja está diseñada para matar. A diferencia de la navaja, no se puede plegar. Mide entre 20 y 30 cm. de largo y sólo hiere con la punta.

DAGA: Una daga (del latín vulgar daca) es un arma blanca de lámina aplanada y remate agudo. Es más larga que un puñal y más corta que una espada. Suele poseer doble filo y guarda para proteger el puño. Se la utilizaba como arma secundaria, complementando a la espada. También solían llevarlas las mujeres como protección.

Tras estas dos definiciones básicas, concretas, aunque algo superficiales, se esconden dos armas muy similares y a la vez muy diferentes. Sin duda si hablamos de dagas, una de las mas famosas y con razón pues hizo y hace todavía hoy día meritos para considerarla como una, por no decir la mas famosa, es la daga F. S. Fighting Knife (cuchillo de combate Fairbairn & Sykes). Hace tiempo que tenía ganas de publicar algo sobre esta daga y su papel más que relevante en la IIWW. Este texto no es mío, es una recopilación de algunos de los datos más interesantes sobre esta daga. Espero que sea de interés no solamente histórico sino también marcial. Quisiera añadir que en un futuro quisiera publicar las biografías de los tres grandes padres de la cuchillería de combate: Fairbairn, Sykes y Applegate.

“Saldrá del mar una mano de acero que arrebatará de sus puestos a los centinelas alemanes.”   Winston S. Churchill, 1942.

En los años previos al estallido de la Segunda Guerra Mundial, la mayoría de los ejércitos europeos consideraban al cuchillo un arma obsoleta, propia de otras épocas en las que las batallas se decidían en combates cuerpo a cuerpo en el “campo del honor”, y su función, más que como arma, estaba relegada a la de un mero complemento para lucir en los uniformes de gala. Debido a este motivo, prácticamente no se fabricaban cuchillos de combate y el adiestramiento en el manejo de esa arma blanca no formaba parte de la instrucción de ningún ejército “moderno” y “civilizado”. La lección aprendida entre el lodo y la sangre de las trincheras de la Gran Guerra ya estaba olvidada y casi nadie pensaba que en futuras guerras sería necesario saber manejar armas blancas de ningún tipo. Pero tras las primeras acciones de comandos en la Francia ocupada en el verano de 1940 algo cambió en la forma de pensar de los militares.

El obsoleto y olvidado cuchillo, se torna un arma silenciosa y letal, ideal para eliminar centinelas e indispensable en el equipo de todo miembro de Fuerzas Especiales, y es por ello que se decide retomar el adiestramiento en su manejo.

Con la creación en Escocia del centro de entrenamiento de comandos de Achnacarry, los británicos organizan la primera escuela de comandos de su historia, y entre las materias a impartir a los futuros comandos se considera imprescindible el conocimiento del manejo del cuchillo. La formación en ese área recae, entre otros, en el capitán William Ewart Fairbairn, antiguo miembro de la policía de Shangai, autor del manual de combate “All in Fighting”, y uno de los mayores expertos occidentales de la época en artes marciales (sin olvidar ser uno de los pioneros de la moderna formación en combate con armas cortas de fuego).

Pero si bien los comandos ya cuentan con un instructor altamente cualificado en el manejo del cuchillo, no lo hacen con el arma en cuestión. Salvo en Malasia y la India, el ejército de su Graciosa Majestad no ha adoptado cuchillo alguno como arma reglamentaria en lo que va de siglo XX y por lo tanto no hay ningún cuchillo militar disponible en los arsenales de las Islas Británicas.

Ante esa tesitura, se inicia la búsqueda de ese cuchillo reglamentario entre los diferentes modelos civiles y militares que hay en el mercado y en esa búsqueda participa incluso el mismo capitán Fairbairn. En un principio se cree encontrar la solución en el cuchillo más empleado por las tropas aliadas durante la Primera Guerra Mundial, el “cuchillo de trinchera”, una hoja provista en su empuñadura de una nudillera metálica o “puño americano”. Se fabrica un modelo denominado “BC 41″ e incluso otro de mayor tamaño y peso para las Fuerzas Especiales destinadas en Oriente Medio, pero Fairbairn sigue sin estar convencido del arma elegida. El “cuchillo de trinchera” no permite al oficial instructor aplicar todas las técnicas por él desarrolladas en sus muchos años de aprendizaje y entrenamiento: su peculiar empuñadura dificulta el cambiar el agarre del arma para efectuar apuñalamientos tanto ascendentes como descendentes, no se puede lanzar, ni tampoco cambiarlo de mano con rapidez; en definitiva, no es el arma que él busca. Convencido de que no va a poder encontrar en el mercado un cuchillo idóneo para desarrollar sus técnicas de lucha, Fairbairn decide por fin diseñar él mismo el cuchillo de combate del comando británico.

En ese proyecto participan dos personas más: el también oficial instructor de Achnacarry, y antiguo compañero de Fairbairn en la policía de Shangai, capitán Eric Anthony “Bill” Sykes, y John Wilkinson-Lathan, de la casa fabricante de armas londinense Wilkinson Sword. Los dos militares diseñan el arma en cuestión y el industrial inglés pone los medios para pasar la idea de los planos al metal, y de esa manera crean el que será el cuchillo más famoso de toda la Segunda Guerra Mundial, la daga de comandos F. S. Fighting Knife (cuchillo de combate Fairbairn Sykes).

Plano del diseño original de la daga F&S

Lo primero que hacen los dos oficiales es tener claro que tipo de arma blanca buscan, y llegan a la conclusión que más que un cuchillo: arma blanca y herramienta de un solo filo diseñada para herir principalmente de filo; el arma que mejor se adapta a sus necesidades es una daga: arma blanca de doble filo diseñada para herir principalmente de punta.

Toman como base de diseño un arma que ambos conocen de su paso por la policía de Shangai, un cuchillo de combate de hoja de doble filo reglamentario a principios de la década de 1930 en ese cuerpo policial, y trabajando sobre esa arma, van dando forma a la futura daga de combate de los comandos británicos. En el diseño de la daga de comandos, los dos instructores, dan más importancia a su utilidad como arma, que a la que pueda tener como herramienta, lejos de querer diseñar una hoja que sirva para múltiples propósitos, como cortar cuerdas o cavar agujeros, lo que ellos buscan es que sea un arma diseñada para un principal y casi único fin, el asesinato. El resultado final es un arma blanca, bella y estilizada, con una estética que recuerda la de las dagas medievales o la de los estiletes italianos utilizados durante el Renacimiento. Su fina y puntiaguda hoja de doble filo, mide casi 18 cm. de largo, cuenta con una sección transversal en forma de diamante de 2 cm. y está fabricada en acero al carbono. La empuñadura, de bronce, latón o aluminio, según el modelo, está estriada para mejorar su agarre y tiene una pequeña protección ovalada para la mano. Hoja y empuñadura están unidas gracias a la espiga de la primera que se enrosca en un pomo colocado al final de la empuñadura. La longitud total del arma ronda los 30 cm., y su peso, perfectamente equilibrado, los 240 gr. Para esta daga también se fabrica una vaina de cuero provista de unas tiras del mismo material colocadas en sus dos laterales, de esa forma, la vaina puede ir colocada bien en el cinturón o bien cosida a cualquier parte que se desee del uniforme.

La daga Fairbairn & Sykes es presentada al gobierno británico y éste enseguida da su visto bueno (no hay otra arma en concurso ni más tiempo que perder), su fabricación y puesta en servicio se inician sin dilación, y a principios de 1941, los comandos británicos ya tienen por fin su anhelado cuchillo de combate, y Fairbairn puede enseñar a estos sus técnicas de lucha y asesinato con arma blanca que les harán admirados y temidos por igual durante toda la Segunda Guerra Mundial.

Grupo de dagas F&S originales

El diseño de la daga no queda inalterable durante los años de la contienda, digna muestra de la constante superación y mejora de los medios ingleses a lo largo de toda la guerra, la daga de combate de los comandos también va sufriendo una serie de cambios y mejoras llegándose a fabricar, desde 1941 hasta el final de la Segunda Guerra Mundial, en 1945, a parte del diseño original, dos modificaciones más:

El modelo inicial o modelo A, se fabrica desde enero de 1941 a abril de ese mismo año. De este primer modelo tan solo se producen unos pocos cientos de unidades. Se distingue de las dos modificaciones posteriores por su protección o guarda en forma de “S”. Está fabricado completamente a mano, la guarda es de hierro y la empuñadura de latón, su calidad es equiparable a los mejores cuchillos manufacturados en época de paz. Lleva impresas en la hoja las marcas y el logotipo de la casa Wilkinson Sword. Todo el conjunto es de color negro para poder ocultarlo mejor.

La primera modificación o modelo B, es fabricado desde abril de 1941 a febrero de 1943. A parte de los comandos británicos, el modelo B, es entregado también al S.O.E. (Ejecutivo de Operaciones Especiales) y esta unidad a su vez reparte algunas dagas de comando a la resistencia noruega. Se fabrican unas 56.000 dagas; conjuntamente con Wilkinson Sword, en su producción participan también otras empresas, hay gran demanda al hacerse publico que es el arma “preferida” de los comandos. Se mantiene la fabricación a mano y la calidad de acabados. El estriado de la empuñadura, de latón y cobre, se hace más sencillo para reducir los tiempos de fabricación; la hoja se simplifica, pierde el recazo con los logotipos y marcas del fabricante; la guarda es plana y recta, en ella se colocan las marcas del fabricante y los punzones de prueba del gobierno; y el color del conjunto pasa a ser azul casi negro.

La segunda modificación o modelo C, es el único de los tres modelos que no está fabricado a mano. Su producción se inicia a partir de septiembre de 1942 y todavía continua hoy en día. Al final de la Segunda Guerra Mundial habrán salido de las factorías que lo producen cerca de 200.000 unidades. Existen ciertas quejas por parte de los comandos sobre la empuñadura del arma, esta tiende a deslizarse si está mojada, por lo que se modifica de nuevo, se hace más gruesa, el estriado en forma de rombo o cuadrícula se cambia por unas líneas transversales y el latón empleado en su fabricación es sustituido por aluminio blanco. La hoja también sufre algunas alteraciones que le aportan más resistencia, se forja más larga y ancha, y se mejora la rosca y el pomo de la espiga. Se mantiene el color azul casi negro. Pese a no tener un proceso de fabricación tan artesanal como el de los dos anteriores modelos, la calidad de las dagas, en general, no decae. En la actualidad la daga de comandos F&S “C” sigue siendo reglamentaria en los Reales Comandos Británicos.

Las tres versiones principales de la daga F&S de la IIWW

Junto con la daga de combate de los comandos y de la infinidad de versiones que hay de cada uno de sus tres modelos, tantas como fabricantes, aparecen dos tipos más de daga Fairbairn & Sykes: la daga “de oficial” y la daga “de cuello”:

La daga “de oficial”, es una daga Fairbairn & Sykes “de lujo”, con una terminación más elaborada y cuidada; la hoja esta perfectamente pulida para darle un tono blanco brillante y la empuñadura niquelada en tono dorado.

La daga "de oficial", es una daga Fairbairn & Sykes "de lujo".

La daga “de cuello”, es una arma diseñada para los agentes del S.O.E. que trabajan tras las líneas enemigas. Copia a escala reducida de la daga de combate de los comandos, se porta dentro de un bolsillo, diseñado para tal fin, oculta en la parte trasera del cuello del uniforme o chaqueta, de tal manera que no sea fácil su localización en un registro superficial. Los agentes capturados suelen ser obligados a esperar su traslado a los centros de detención e interrogatorio con las manos tras la nuca y la idea consiste en aprovechar un descuido de su captor o captores para que el agente pueda acceder a la daga, y en el momento más oportuno, acabar con el enemigo y escapar. A parte del S.O.E. también es empleada por la O.S.S. (Oficina de Servicios Estratégicos) estadounidense.

Existen otras dos variantes más de la daga Fairbairn & Sykes, ambas utilizadas por los aliados durante la Segunda Guerra Mundial, pero no por las tropas británicas o de la Commonwealth, sino por la O.S.S. y los “Raiders” de la Infantería de Marina de los EE.UU. El modelo diseñado para la O.S.S. es encargado en 1942 por el gobierno de los EE.UU. a Wilkinson Sword, pero se presenta un presupuesto de compra tan bajo, que la casa fabricante de armas londinense tiene que reducir la calidad del arma para poder cubrir los costes de fabricación, y pese a que el resultado final es una daga de aspecto fino y elaborado, en realidad es un arma que se rompe con facilidad. A esa daga le sigue el modelo denominado “Stilleto” M-42, este modelo, destinado a los “Raiders” del cuerpo de marines americanos, se decide fabricarlo “en casa” antes que comprarlo a los ingleses, pero para su elaboración, y con el fin de reducir al máximo el precio final del producto, se emplea la mano de obra más barata disponible, presidiarios, y el resultado tampoco es el esperado, los poco motivados “operarios” no ponen ningún interés en la fabricación del arma y eso deriva en constantes fallos de fabricación.

Tras la Segunda Guerra Mundial muchas otras unidades de fuerzas especiales a lo largo de todo el mundo adoptaron un arma de similares características y hoy en día este tipo de arma blanca es todo un símbolo o seña de identidad en muchas de ellas.

Maletin con diversos modelos "actuales" de la daga F&S

La daga de comandos Fairbairn & Sykes para comandos de guerra, es un arma de cuerpo a cuerpo, ideal para matar en silencio y que gracias a su diseño y equilibrado peso también se puede arrojar. Su puntiaguda y estrecha hoja, así como sus afilados filos la hacen un arma letal pero a la vez algo más frágil que un cuchillo normal. La punta y los filos de la hoja pueden ser dañados fácilmente por un uso inadecuado, recordemos que a diferencia del cuchillo esta arma blanca no es una herramienta, su diseño y construcción están enfocados exclusivamente hacia ser un arma efectiva y silenciosa, tan mortal como un arma de fuego a distancias cortas.

About these ads

2 pensamientos en “DAGA FAIRBAIRN & SYKES

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s